Junio 6, 2012

Italia y Holanda rindieron homenaje a las víctimas del holocausto en Auschwitz

Los italianos fueron los primeros en mostrar sus respetos al millón de personas (la gran mayoría judíos) asesinadas durante la Segunda Guerra Mundial. A primera hora de la mañana, con el técnico Cesare Prandelli a la cabeza, toda la expedición transalpina atravesó las puertas que daban acceso al horror.

"Arbeit macht frei" ("El trabajo te hará libre") es el mensaje que tuvieron que leer los italianos al atravesar la entrada del campo. Luego, pasearon por alrededor de los 28 barracones que en 1942 llegaron a contar con la cifra de 16.000 prisioneros. Los presos ocupaban hacinados aquellos edificios de madera, incluidos también los sótanos y desvanes. Todos pudieron ser vistos por los 23 futbolistas del conjunto italiano, su cuerpo técnico y miembros de la federación.

Muchos se emocionaron, como los jugadores Riccardo Montolivo y Antonio Nocerino, que apenas pudieron contener las lágrimas cuando escucharon los testimonios de lo que ocurrió en Auschwitz. "Ha sido una experiencia muy impactante. Es importante venir aquí para recordar y dar testimonio de esto", dijo el defensa Giorgio Chiellini.

El momento más respetuoso de la jornada llegó en el patio del bloque 11, donde los nazis ejecutaban a sus prisioneros tras aplicarles torturas previas. Cualquier cosa podía provocar un castigo: recoger una manzana de un árbol, hacer las necesidades fisiológicas en el tiempo de trabajo, cambiar una muela de oro por una rebanada de pan o trabajar demasiado despacio y rendir poco.

Los castigos, antes de culminar en la muerte, eran variados, y en la exposición del campo se podían ver los instrumentos de tortura: un potro original donde se apaleaba a los reclusos o un poste que servía para el castigo de suspensión.

Era en ese patio donde los nazis acabaron con muchas vidas, y fue allí donde el capitán de la selección, Gianluigi Buffon, colocó una corona de flores con la bandera de Italia y un mensaje de respeto de la federación. Después, cada jugador dejó una vela y el portero del Juventus fue el encargado de firmar en el libro de visitas.

Cuando los italianos estaban a punto de abandonar Auschwitz apareció la expedición holandesa, que también paseó durante una larga hora por los campos de concentración. Está previsto que Inglaterra también pase por los campos del horror, donde hace unos días también estuvo la selección de Alemania.

Temas relacionados: