Junio 10, 2012

España 1-1 Italia: el mejor partido de la Eurocopa cerró en empate

Arrancó el campeón con un guión que cumplió lo esperado, pero lo que pocos veían venir es que Italia iba a hacer un partido tan inteligente como para complicar al actual rey no sólo de Europa, sino del planeta fútbol.

Del Bosque manejó la duda entre Fernando Torres y Álvaro Negredo hasta que conoció los planes de Prandelli. Italia cambiaría su identidad. Era un paso en falso. La defensa de cinco, con tres centrales y dos laterales de largo recorrido, nada tenía que ver con el 'catenaccio' de otra época. No fue el recurso para frenar el fútbol de España porque quisieron el balón. Apretaron en la construcción y dificultaron el juego de los 'bajitos'. Reivindicaron su carácter competitivo con la mejor de sus imágenes.

Entendió Del Bosque que ante una defensa de cinco era mandar a la guerra a un solo punta. Con la ausencia de nueve buscó descolocar a la zaga rival. No teuvieron marca. Aparecieron jugadores de segunda línea que crearon y buscaron los espacios.

Perjudicados por un césped alto e irregular y la falta de ritmo en el toque. Ocupando el mismo espacio en más de una ocasión.

La consigna era frenar a Pirlo. El cerebro de todo. Un futbolista tan brillante que el tiempo no pasa por él. La acumulación de jugadores en la zona de creación cumplió el objetivo. Fue cuando sobresalió la figura de Antonio Cassano. Rehabilitado para el fútbol tras un problema de corazón. Con la brillantez de un genio.

Mientras la dosis de locura la ponía Mario Balotelli, Cassano puso la clase. España llegaba con Silva como protagonista pero no creaba peligro. Buffon detenía con comodidad el disparo. En el duelo de los mejores porteros del mundo, Iker Casillas tuvo que tirar de galones. Primero ante una falta, a su palo, de Pirlo. Con eficacia a un disparo de Cassano y un testarazo a placer, al borde del descanso, de otro 'viejo roquero' como Motta.

España estuvo a expensas de la magia de Andrés Iniesta. No cesó de intentarlo. Recortes. Túneles a rivales dentro del área. La 'Roja' rizaba el rizo. Faltaban disparos a puerta desde cualquier zona. Añoraba la figura de David Villa. Siempre salvador en duelos igualados en las grandes competiciones.

Italia fue tácticamente perfecta. Ocupaba mucho campo y no tuvo fracturas. Cuando apareció un espacio era porque lo creaba una acción de mérito española. Una triangulación al ritmo de Xavi, Cesc y Silva. Vieron los desmarques de Iniesta que disparó con potencia a Buffon y arriba la más clara tras un pase de tiralíneas de Xavi.

En la mente de todos reaparecía el mal inicio del Mundial. El sufrimiento en el grupo tras caer con Suiza en el debut. Estaba prohibido fallar y en la reanudación España salió por su rival. Subió una velocidad y comenzó a intentarlo. Cesc hizo lucir a Buffon y Xavi disparó desviado. Iniesta rozó el palo escorado tras otra parada del meta italiano. Era un claro mensaje al rival.

El corazón español fue encerrando a Italia que no vio con malos ojos buscar el contraataque. Balotelli era una bala y Cassano estaba entonado. Sergio Ramos se rehízo del que pudo ser grave error. Dejó el balón tras un mal despeje a 'Súper Mario' que estuvo lento a la hora de definir y permitió corregir al andaluz.

Encontró el premio la selección 'azzurra' gracias a su líder. Arrancó Pirlo a los 60 minutos viendo espacio y con una jugada en su mente. Se fue con facilidad de Busquets y lanzó un pase al hueco, a la velocidad de Di Natale, que tocó a la red su primer balón.

Otro baldado de agua para España en el debut. El momento en el que muchos dudan de un grupo de futbolistas que no lo merece. Lo ganaron todo y se levantaron con el carácter de un campeón que recibe un golpe. Tres minutos tardaron en hacerlo. Silva vio el desmarque de ruptura de Cesc. Toque perfecto y zurdazo de Fábregas para marcar. Nuevamente a la selección a la que hace cuatro años echó de la Eurocopa con el penalti final.

Entró en escena Jesús Navas por Silva. Del Bosque quiso abrir el campo y a la defensa rival. Meter la velocidad ante un rival cansado. La entrada de Fernando Torres completaba el 'plan B'. España se adueñó definitivamente del partido.

Navas se fue siempre. Un centro suyo lo remató cruzado Jordi Alba y una contra la perdonó Torres en el mano a mano ante Buffon. Como en la final de la Eurocopa hace cuatro años. En aquella ocasión picó el balón. Hoy recortó hacia el lado derecho y le adivinaron las intenciones.

Sus ganas de lanzar un mensaje de reivindicación se vinieron abajo. Torres perdonó las dos ocasiones más claras. La segunda tras explotar su frescura física, recibir el pase de Xavi y con Navas para marcar a puerta vacía, apostó por picar el balón en exceso ante Buffon. Era el punto final a un duelo repleto de igualdad. Marchisio y Xabi Alonso lo intentaron sin éxito.

El pulso entre dos estilos acabó en tablas. España inicia un nuevo reto cortando su victoriosa racha (14 triunfos oficiales consecutivos) en el peor momento, pero mostrando el orgullo del campeón para mantener la fe en la búsqueda de la triple corona.

Repase acá las estadísticas del partido entre España e Italia.