Junio 14, 2012

Rafael Benítez respaldó el trabajo de Vicente Del Bosque al frente de España

"España, la gran favorita para todo el mundo con lo que ello significa, mostró dos caras bien distintas en cada uno de los tiempos y algo de mérito en el empate final, mucho diría yo, hay que dárselo también a Italia", señaló Benítez en el análisis que ofrece hoy en su página web de los primeros encuentros de la Eurocopa.

El exentrenador de equipos como Liverpool y Valencia, señaló que el combinado español "saltó al campo con un teórico perfil argumentado en el 1-4-3-3, aunque Cesc Fábregas no jugaba en la posición de delantero centro puro y eso le pudo crear algunos problemas al conjunto que iba de rojo en la finalización".

"Pero la buena reacción de Del Bosque, dando entrada a Torres y a Navas, hizo que se arreglase algo que podría parecer que se había estropeado en parte y que servirá de llamada de atención para todos de cara a futuros compromisos. Este Vicente del Bosque es el mismo que llevó brillantemente a España a ganar un Mundial, el único Mundial español, y no hace tanto", afirmó.

Benítez reconoció que "el equipo de Prandelli saltó al campo con las ideas muy claras, el encuentro muy preparado, muy trabajado" y que "gracias a la buena labor de su entrenador le complicó las cosas, y mucho, a los de Del Bosque".

"Del Bosque vio los problemas y cambió la disposición del cuadro español. Al tener España una referencia arriba con Torres y amplitud y desequilibrio en la banda con Navas, mejoró notablemente el juego y, lógicamente, las ocasiones llegaron. Aunque es verdad que no hubo mucho acierto. Al menos, se dio mucha más sensación de peligro", agregó.

Rafa Benítez también analizó el enfrentamiento que mantuvieron Croacia y la República de Irlanda, selección con la que jugará hoy España y que cayó derrotada en su debut frente a los croatas (1-3).
"Croacia demostró sus dosis de talento y una evidente superioridad sobre una Irlanda, que no supo reaccionar ante el primer gol encajado y que también mostró lo que todos conocíamos, tienen una enorme capacidad de trabajo y una inagotable ilusión, pero está algo por debajo, en teoría porque esto es fútbol, de los otros rivales de su grupo", dijo.

En su opinión lo más destacado de Irlanda "fueron los detalles intermitentes de calidad de elementos imprescindibles en su esquema como Duff y McGeady, junto al peligro que generaron siempre a balón parado" y Croacia se mostró como "un equipo muy equilibrado que supo adaptarse con soltura a lo que exigía el partido en cada momento".