Junio 13, 2015

Croacia investiga la esvástica dibujada en el césped del partido ante Italia

"Espero que los hooligans no triunfen. Pedimos a todos que se proteja el fútbol, al Estado croata y a la ciudad de Split", comentó hoy en rueda de prensa el exmadridista Davor Suker, presidente de la Federación Croata de Fútbol (HNS)

Aunque el símbolo pasó desapercibido para la mayoría de los espectadores de televisión, y no hubo público en las gradas, la noticia se transmitió rápidamente por los portales de internet, con fotos que mostraban la cruz en la cancha.

"Nos disculpamos con todos los espectadores, los huéspedes de Italia y los jugadores de ambas selecciones por el símbolo nazi en el césped de Poljud", señala la Federación de Fútbol de Croacia (HNS) en un comunicado que recoge este sábado la agencia de noticias croata Hina.

La federación explicó que "técnicamente, se trataba de un material colocado sobre el césped entre 24 y 48 horas antes del partido, preparado para que se hiciera visible justo durante el partido".

Aseguró que, tras darse cuenta del dibujo en el suroeste del campo al final del primer tiempo, durante el descanso se trató de borrar el dibujo tanto como fue posible, y al final del partido la policía tomó muestras del terreno para abrir una investigación.

El comisario de Seguridad del HNS, Zoran Cvrk, dijo que la federación croata, sin duda, será castigada rigurosamente. Evaluó que la responsabilidad recae sobre la compañía encargada de mantener el césped.

"Lo que demando de todas las instituciones del Estado es que hagan su trabajo y ayuden al fútbol. El fútbol es la cosa secundaria más importante en el mundo, todos estamos en eso", pidió Suker.

"Se trata de un evidente sabotaje y acto criminal que condenamos y pedimos a la policía y los órganos judiciales que descubran al responsable que ha avergonzado no sólo al fútbol sino al Estado croata", comunicó la federación después del incidente.

La policía de Split informó que la investigación está en curso para descubrir a los responsables del incidente.

La policía no quiso comentar afirmaciones de la prensa local de que el dibujo de la esvástica fue creado con un líquido que "quemó" el césped y que se hizo visible cuando se encendieron las luces del estadio.

La oficina de la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, publicó este sábado un comunicado en que condena el incidente, pide una rápida investigación y el castigo de los responsables.

Su predecesor en el cargo, Ivo Josipovic, rechazaba asistir a los partidos de fútbol de la selección croata argumentando que la HNS no reaccionaba adecuadamente para castigar y condenar a extremistas y a aficionados que corean consignas pronazis y racistas en los partidos.

Temas relacionados: