Junio 18, 2016

Croacia, Turquía y Rusia serían los primeros afectados por sanciones de la UEFA

La UEFA sancionará a la Federación Croata luego de que sus hinchas lanzaran al campo de juego bengalas y petardos y provocaran incidentes en las tribunas, además de tener comportamiento racista, durante el duelo ante República Checa (2-2) en Saint Etienne, el viernes.

En el minuto 86, con el resultado de 2-1 a favor de los croatas, hinchas de la Cuadriculada lanzaron al menos una docena de bengalas al terreno de juego y varios petardos, uno de los cuales explotó junto a un operario del recinto deportivo cuando trataba de retirarlo.

Esos incidentes obligaron al árbitro inglés Mark Clattenburg a detener el partido durante cinco minutos.

En caso similar de incidentes, la UEFA sancionó con una suspensión provisoria en la Eurocopa-2016 a Rusia, es decir que si sus aficionados vuelven a causar incidentes su selección será descalificada inmediatamente.

Eso mismo puede ocurrirle a Hungría, cuyos hinchas generaron un altercado en su tribuna en el estadio Velodrome de Marsella, además de encender bengalas antes, durante y al final del encuentro contra Islandia (1-1).

La UEFA se encarga de manejar los disturbios que ocurran dentro de los estadios y los complejos deportivos afectados a las delegaciones, mientras que el resto de la seguridad está en manos de las autoridades del país organizador.

"No son aficionados, son terroristas del deporte", dijo el seleccionador croata Ante Cacic, mientras que la presidenta del país Kolinda Grabar-Kitarovic fue igualmente dura en un mensaje en Facebook: "Son enemigos de Croacia y odian a su propia selección y a su país. ¡Dáis vergüenza!".

La Federación Croata de Fútbol (HNS) aseguró este sábado que advirtieron a la UEFA y a la policía francesa que sus hinchas radicales planeaban interrumpir el encuentro y acusó a las autoridades del país de no luchar de manera eficaz para erradicar el problema.

"La ineficacia y la falta de voluntad para al menos intentar resolver este problema incita a los hooligans a continuar con sus actos", denunció.

Un croata fue detenido antes del encuentro por intentar acceder al estadio con bengalas.

Horas después, en Niza, los aficionados turcos encendieron bengalas y lanzaron varios petardos al césped después de que su selección perdió contra España por 3-0, un resultado que clasificó a la Roja para los octavos de final.

Una de las personas que encendió esas bengalas fue detenida, así como tres franceses de origen turco que trataron de acceder al estadio con artefactos pirotécnicos. Los cuatro quedaron bajo control judicial y con prohibición de acceso a los estadios, hasta que comparezcan ante un tribunal después del final de la Eurocopa.

Otro hincha turco también fue detenido cuando trató de entrar en el terreno de juego durante el partido.

Un grupo de once españoles también fueron detenidos horas antes del partido después de que dos de ellos golpeasen al gerente de un colmado que se negó a venderles alcohol.

Además, autoridades de Niza indicaron que un francés de origen albanés quemó a dos personas con una bengala en la fan zone de la ciudad el miércoles pasado y será juzgado el lunes en el tribunal correccional.

Todo ello se produce una semana después de los graves altercados ocurridos en Marsella con motivo del Rusia-Inglaterra (1-1). En los enfrentamientos entre las dos aficiones en las horas previas en el centro de Marsella resultaron heridas 35 personas, la mayoría británicas, dos en estado grave.

Los hinchas rusos, además provocaron altercados en el interior del Velódromo marsellés tras el partido, lo que le valió a Rusia la amenaza de la expulsión del torneo.

Una veintena de hinchas rusos detenidos por su participación en esos altercados fueron expulsados este sábado por las autoridades francesas a su país.

Los hooligans no han hecho olvidar a las autoridades francesas la amenaza de un atentado terrorista, la principal preocupación antes de la Eurocopa y que aumentó este sábado después de la operación antiterrorista llevada a cabo por la policía belga en los suburbios de Bruselas en la madrugada de este sábado.

Según el canal de televisión privado VTM, la operación policial, que consistió en "decenas" de redadas en 16 municipios y la detención de 12 personas, tiene que ver con la amenaza de alguna actuación en relación con el partido que la selección belga ganó 3-0 este sábado en Burdeos a Irlanda.

La jornada se cierra con el Portugal-Austria en París, donde Cristiano Ronaldo intentará marcar para convertirse en el primer jugador en festejar goles en cuatro ediciones diferentes de Eurocopa.