Junio 20, 2016

¡Histórico! Gales goleó 3-0 a Rusia y pasó como primera a octavos de la Euro

Los Dragones sellaron su pase con tantos del volante Aaron Ramsey (11), del lateral izquierdo Neil Taylor (20), y Gareth Bale (67), recuperándose rápidamente de la caída en el derbi británico sobre la hora ante Inglaterra (1-2). 

"Es realmente fantástico. Sabíamos que todo estaba a nuestro alcance, que teníamos que buscarlo. Fue lo que nos dijimos y lo que hicimos", dijo Bale, subrayando que ha sido "nuestro mejor partido desde que estoy aquí".

Los galeses finalizaron primeros de la llave con seis puntos, seguidos por Inglaterra con cinco, tras su 0-0 en Saint Etienne contra Eslovaquia, que quedó tercera con cuatro unidades y a la espera de ser uno de los mejores cuatro terceros de las seis llaves.

Rusia se marchó como cuarto con un punto y un enorme fracaso a cuestas de cara a 'su' Mundial de 2018, para el que tendrá que reconstruir su equipo.

Al terminar primero, Gales chocará en segunda fase ante al mejor tercero de las llaves A (Albaia), C (por ahora Irlanda del Norte) o D (hasta hoy República Checa).

Dentro del estadio estuvo el ultranacionalista ruso Alexandre Chpryguine, expulsado de Francia el sábado pasado por su participación en los violentos enfrentamientos con hooligans ingleses en Marsella el 11 de junio, pero fue detenido cuando presenciaba el partido en las gradas.

El once de Chris Coleman arrancó como una topadora y puso enseguida a los rusos, que necesitaban si o si los tres puntos, contra las cuerdas al minuto de juego con su as Bale, autor de tres tantos en el torneo y nuevo goleador de la Eurocopa, quien avisó con un bombazo que desvió bien el portero Igor Akinfeev.

Fue el preludio de una contienda en que Gales se paró en el centro del ring y controló a su rival hasta el final de la primera campana.

A los 11 minutos llegó el primer directo que entró de lleno: Joe Allen metió un pase quirúrgico para Ramsey, quien se le picó a Akinfeev para el 1-0.

"Hemos conseguido que nuestros hinchas estén orgullosos, aún podemos escucharlos cantar. Ahora queremos ver hasta dónde podemos llegar. Cualquier cosa puede pasar ahora", sostuvo Ramsey.

A los 20 minutos, Taylor dejó groggy a los rusos al pescar un pase involuntario hacia atrás de un defensa, cuando Bale atacaba, y en el mano a mano disparó al pecho del portero, pero el rebote le cayó y libre la mandó al fondo de la red.

En el segundo capítulo, Bale volvió a verle la cara a Akinfeev, ya gran figura de la noche, pero el ruso le cerró enseguida y lo dejó sin espacios para marcar el tercero (55).

Pero lo buscó tanto que al final tuvo su premio en el minuto 67, con un toque suave de cachetada ante el portero, después de pase en cortado de Ramsey, la otra gran figura de los Dragones que terminaron bailando a los rusos.

Eso llevó consecuencias. "Es necesario que otro técnico dirija nuestro equipo para las competiciones que vendrán, que van a ser muy importantes para desarrollar el fútbol en nuestro país", afirmó Slutski, que tira la toalla para el Mundial-2018 a disputarse en su país.

"Quiero arrancar por pedir disculpas a los hinchas por el fútbol que hemos mostrado, y las personas que estaban aquí no merecían este nivel de juego. Estoy dispuesto a cargar con toda la responsabilidad, porque tuvimos suficiente tiempo para prepararnos y si no tuvimos éxito en este partido de hoy es por error mío", añadió.

El último gol fue el golpe de nocaut que afirmó el espíritu de una Gales convincente, que no llegaba a una instancia similar desde el Mundial de Suecia-1958. Algo a lo que ni siquiera se había acercado en las últimas décadas con astros del calibre de Ian Rush o Ryan Giggs. Y tal vez la respuesta es que ahora no tiene una estrella, sino un superhéroe llamado Gareth Bale.

Temas relacionados: