Julio 3, 2016

"Hoy es el día más difícil": Antonio Conte se despidió de Italia

"Hoy es el día más difícil para mí", afirmó Antonio Conte en su nueva despedida, un día después de haberse dejado ya llevar por la emoción del momento tras la derrota de la ‘nazionale' ante la ‘mannschaft'.

"Estoy mucho más emocionado que ayer porque ahora es cuando me doy cuenta de que se ha terminado. Lo siento por el equipo, para mí ha sido un inmenso honor entrenarles", afirmó.

Conte fue confirmado en abril como próximo entrenador del Chelsea, con lo cual ya se sabía desde el inicio de la Eurocopa que iba a ser su último torneo. Su sucesor será Giampiero Ventura, anunciado por la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) también desde antes de la competición en Francia.

La buena experiencia en estos dos años, desde agosto de 2014, hace que Conte no descarte regresar algún día en el futuro al banquillo de la ‘azzurra' e incluso dejó la puerta más que abierta: "No es un adiós. Nos veremos otra vez".

El presidente de la FIGC, Paolo Tavecchio, destacó la importancia que había tenido Conte para devolver la confianza al equipo nacional, después del gran fracaso de la eliminación en la fase de grupos del Mundial de Brasil.

"Nuestra bandera nacional había perdido parte de su brillo en el campo de fútbol", estimó Tavecchio. "Pero Conte, como todo el mundo ha visto, nos hizo marcar diferencias. Nos ayudó a unirnos de nuevo y sentó los pilares de una cosa que continuaremos construyendo. Fuimos afortunados por tenerlo con nosotros. Supone una pérdida enorme", apuntó.

- Respeto de todos -

Antonio Conte deseó todo lo mejor a la selección italiana en la nueva etapa con Giampiero Ventura, que será oficialmente presentado el 19 de julio en Roma.

"Le deseó al equipo nacional todo lo mejor. También a Ventura. Creo que hemos sentado unos pilares importantes", afirmó.

"Al final nos hemos ganado el respeto de todo el mundo, que era uno de nuestros objetivos" en la Eurocopa, aseveró.

Italia empezó brillantemente en el torneo, ganando 2-0 a Bélgica y 1-0 a Suecia, lo que le valió la clasificación como líder del grupo E, considerado el más fuerte de la primera fase. En el tercer partido, Conte dio descanso a varios pesos pesados y el equipo perdió 1-0 ante Irlanda, pero el revés no tenía ninguna consecuencia.

En octavos de final llegó el gran triunfo italiano en esta Eurocopa, el 2-0 en el Stade de France con el que eliminó a España, la vencedora de las dos Eurocopas anteriores.

En los cuartos de final, Italia consiguió forzar la prórroga y los penaltis ante Alemania, la campeona del mundo, pero tras una tanda emocionante la ‘mannschaft' ganó el pulso por 6-5.

Temas relacionados: