Agosto 7, 2012

Destituido Luis Milla como técnico de la selección de España Sub-23

Ese frustrante torneo, al que España llegó con el objetivo de añadir el oro olímpico a los títulos mundial y europeo que ostenta, un hito nunca antes alcanzado, se impuso a la destacada trayectoria que llevaba Milla en las categorías inferiores de la 'Roja'.

Bajo la dirección del técnico turolense, España fue oro en los Juegos Mediterráneos de 2009 en Pescara (Italia) y subcampeón en el Europeo de Sub'19 de 2010 en Caen (Francia). Aunque su gran espaldarazo al frente de la cantera española fue el éxito en el Europeo Sub'21 del año pasado en Dinamarca.

Un campeonato que ganó de manera brillante y en el que además logró el billete para Londres 2012, lo que suponía el regreso de España a unos Juegos Olímpicos tras haberse quedado fuera de ellos desde que lograra la plata en Sydney 2000.

Ese espléndido antecedente, sumado al enorme prestigio que se ganó el fútbol español en el último lustro, desató una inusitada ilusión en la selección olímpica española. Que contaba con una pléyade de estrellas solo equiparable a la de Brasil, en principio su gran rival por el primer puesto.

Con tres recientes campeones de Europa en Polonia y Ucrania, Juan Mata, Javi Martínez y Jordi Alba, a los que se unían jugadores de renombre como David de Gea, Iker Muniain o Adrián López, entre otros, España llegó al Reino Unido plena de moral y confianza. Quizás demasiada, por lo que se vio posteriormente.

Porque el primer partido, ante Japón, le supuso un revés enorme. No solo cayó derrotada, sino que evitó una goleada en contra ante Japón por la actuación de De Gea y el desacierto de un rival que no paraba de plantarse mano a mano ante el meta del Manchester United.

Ahí se dio cuenta Milla de que a su equipo quizás le faltase algo de preparación, como reconoció posteriormente, una vez eliminado. Y que entre los 18 jugadores que convocó no había nadie capaz de asumir el rol de hombre clave en el Europeo de Dinamarca, Thiago Alcántara, que dejó a España falta de creatividad y mandó en el juego.

En el segundo partido, ante Honduras, los de Milla consumaron el desastre con una derrota más que inesperada y algo desafortunada por la gran cantidad de ocasiones que malogró en el tramo final del choque.

Y, probablemente tanto o mas que la derrota, a los dirigentes del fútbol español les disgustó la manera en que llegó, con un comportamiento de algunos jugadores muy diferente al que promulga la Federación y que ejemplifica la selección absoluta.

En ese choque contra Honduras de mal recuerdo para la delegación española en Londres 2012 empezó a tambalearse la figura de Luis Milla, un técnico con buena trayectoria hasta entonces en las diferentes 'rojitas'.

Finalmente sucumbió, como suele ocurrir, a un desastre de las dimensiones del que sufrió el fútbol español en Londres.