Noviembre 11, 2011

España empieza a destapar sus cartas para el juego ante Inglaterra

La selección española disfrutó de una hora de entrenamiento en un escenario mágico como Wembley, donde el seleccionador Vicente Del Bosque tuvo a Raúl Albiol y Cesc Fábregas como novedades.

El cansancio no cuenta cuando llega un partido de la grandeza de un Inglaterra-España en un estadio como Wembley. Con los focos iluminando un césped en perfectas condiciones, atravesando la niebla e iluminando un verde rápido, húmedo, en el que los internacionales españoles disfrutaron al máximo en un marco incomparable.

Apenas un centenar de aficionados españoles en un estadio vacío, donde resonaban los golpeos de balón con una acústica perfecta. Las voces de los futbolistas en un partido final a mitad de campo que dejó bellas acciones y paradas de Iker Casillas. El día antes de convertirse en el jugador con más internacionalidades de la 'Roja', junto a Andoni Zubizarreta, al jugar su partido 126.

En una sesión en la que tras el calentamiento, los rondos y ejercicios de toque y presión dieron paso a un intenso partido, Del Bosque dio pistas. Situó en el mismo equipo una línea defensiva formada por Álvaro Arbeloa y Nacho Monreal en los laterales más Raúl Albiol y Sergio Ramos como centrales.

En ese equipo con petos también se podía ver el que se perfila ataque para Wembley, con un tridente formado por Andrés Iniesta, David Villa y David Silva. El equipo lo completaban Sergio Busquets y Cesc Fábregas. Enfrente tenían a dos piezas básicas como Xabi Alonso y Xavi Hernández, a los que parece complicado que el seleccionador quite del equipo titular.

El entrenamiento acabó con lanzamientos de faltas a Iker Casillas y Pepe Reina. El capitán de la 'Roja' dejó dos paradas consecutivas que provocaron los aplausos de los aficionados. Una de ellas a Xabi Alonso que acabó desquitándose firmando un golazo por la escuadra. De la misma forma marcó Juan Mata. En el partido los goleadores fueron David Villa y Fernando Torres. El 'Niño' necesita trasladarlo a un partido oficial con España para recuperar confianza. Wembley sería un escenario perfecto. Sobre su césped, disfrutaron del entrenamiento los 22 internacionales.

 

Temas relacionados: