Noviembre 15, 2011

Corea del Norte se impone ante Japón en un duelo sin trascendencia deportiva

Se trataba de la primera ocasión que Japón visitaba territorio norcoreano desde 1989 ya que ambos países no tienen relaciones diplomáticas.

El partido, rodeado de un gran ambiente al reunir a cerca de 50.000 aficionados en el estadio Kim II Sung portando cartulinas para animar a su selección, tuvo como principal protagonista a Pak Nam Chol. El defensa anotó el único tanto del encuentro en el minuto 50 gracias a un cabezazo que se coló en la meta del portero japonés Shusaku Nishikawa.

La tensión aumentó cuando Jong II Gwan fue expulsado en el minuto 77 debido a una dura entrada sobre el lateral derecho del Schalke 04 Atsuto Uchida. En los últimos minutos de la segunda parte, Tadanari Lee acertó con la portería coreana, pero el árbitro Mike Havenaar anuló el tanto al considerar que el delantero estaba en fuera de juego.

El seleccionador nipón, Alberto Zaccheroni habló de la dificultad del encuentro: "Fue un ambiente muy difícil para nosotros. La oposición fue muy dura, especialmente la de sus delanteros, pero ya habíamos conseguido el objetivo de lograr la clasificación".
Después de concluir el partido, varios jugadores norcoreanos corrieron al césped del estadio y agitaron la bandera nacional. Se da la circunstancia de que cuatro jugadores de Corea del Norte, incluyendo a su estrella Jong Tae Se, nacieron en comunidades étnicas dentro de Japón.

Más de 200 japoneses, entre aficionados y periodistas, se desplazaron hasta Pyongyang para seguir el encuentro. Como precaución, los nipones enviaron una delegación diplomática para vigilar a sus ciudadanos.

Las dificultades para los japoneses no acabaron ahí, puesto que antes de regresar a Tokio, fueron sometidos a una inspección de equipaje en el aeropuerto de Pyongyang que duró cerca de cuatro horas y les fueron requisados diversos objetos como fruta, chicles o fideos.

Temas relacionados: