Diciembre 10, 2011

Neymar, el joven que conquista el mundo desde Sudamérica

La celebridad del joven astro del Santos es un síntoma del estatus emergente de Brasil, que ha conseguido retener a su última gran promesa a pesar del interés de los clubes más poderosos de Europa.

El propio Pelé, que nunca jugó en Europa, dijo recientemente que Neymar es mejor que el argentino Lionel Messi, con el que podría enfrentarse si Santos y el Barcelona del astro argentino avanzan a la final del torneo en Japón.

"Siempre he dicho que Messi es el mejor futbolista del mundo", zanjó Neymar el viernes desde Japón en una rueda de prensa.

A sus 19 años, Neymar es el único de los 55 candidatos al equipo ideal de la FIFA que no juega en un club europeo. También es uno de los tres finalistas al Premio Puskas al mejor gol del año, junto con Messi y Wayne Rooney, por un deslumbrante tanto contra el Flamengo, una 'cabalgada' en la que gambeteó a cinco marcadores. Y estuvo en la lista de 23 nominados al Balón de Oro, aunque al final no quedó entre los tres finalistas: Messi, Xavi y Cristiano Ronaldo.

El atacante de cabello tinturado y cresta de mohicano está a punto de coronar un año redondo, en el que llevó al Santos a ganar la Copa Libertadores, un trofeo que no levantaba desde 1963, cuando lo lideraba 'O Rei'. Recientemente ganó el premio al 'Crack del Brasileirao 2011', y ya había sido elegido mejor jugador en el Sudamericano Sub-20, en el Campeonato Paulista y en la propia Libertadores. Además, es muy probable que sea escogido como el mejor de América.

"Yo siempre quiero más, soy un tipo que no se contenta con poco. Quiero más títulos, quiero más goles, quiero más todo. Tengo sueños y metas por realizar. Quiero ser el mejor del mundo aquí en el Santos antes de ir a Europa", dijo Neymar este año a la revista Veja para un artículo de carátula que se titulaba "Un Pelé para el siglo XXI".

Con el llamado rey del fútbol lo comparan, de momento, por haber optado por permanecer en el Santos a pesar de las generosas ofertas internacionales, pues lo ha cortejado el Chelsea, el Real Madrid y el Barcelona, entre otros. Los dos además son los rostros del centenario del "Peixe", que se celebra en 2012.

Los clubes europeos han encontrado una resistencia inesperada para fichar a Neymar.

El 9 de noviembre firmó un nuevo contrato que lo vincula con el Santos hasta el Mundial de Brasil 2014, para cuando tendrá 22 años. Aunque las cifras de su salario no fueron reveladas, según diversos cálculos gana prácticamente tanto como podría facturar al otro lado del Atlántico. Adicionalmente tiene diversos contratos de patrocinio, entre ellos uno recientemente firmado para ser la imagen del Banco Santander en Brasil, también hasta 2014.

El presidente de Santos, Luis Alvaro de Oliveira, ha sido categórico ante lo que considera el acoso de los grandes clubes ibéricos. "Los españoles creen que sigue en pie el tratado de Trodesillas, cuando Suramérica era una gran colonia... no se dan cuenta de que nuestra economía es mucho más fuerte. España está en crisis, y Brasil no".

Y es que la permanencia de Neymar tiene mucho que ver con las finanzas.

Brasil es desde hace tiempo un exportador de "pé-de-obra" (pie de obra), como los periodistas se refieren a los trabajadores del balón. Pero algo ha cambiado en los últimos tiempos, cuando los países europeos están sumidos en discusiones sobre su enorme deuda mientras el gigante suramericano tiene una economía pujante y pone la primera letra de los BRIC, el acrónimo que lo agrupa con los otros tres grandes países emergentes: Rusia, India y China.

Una de las claves es el envión de la moneda brasileña, el real, que se apreció un 35% con respecto al euro entre 2004 y 2010.

Esa fortaleza ha permitido, de un lado, el regreso de algunas veteranas estrellas internacionales como Ronaldinho. Y de otro, que un joven como Neymar se quede más tiempo y en mejores condiciones.

La relación de fuerzas entre los clubes brasileños y los europeos parece estar cambiando. "Por el momento es un caso aislado. Pero se avanza en ese sentido. Ya los clubes italianos no tienen cómo pagar cifras estratosféricas, como antes", dijo el periodista argentino Jorge Barraza, columnista de varios diarios y director editorial de la Conmebol.

El plan del Santos, según ha manifestado el propio presidente del club, es que Neymar se convierta en el mejor jugador del mundo sin salir de Brasil. La mayoría de los observadores coinciden en que Europa sigue siendo el gran escaparate y el trampolín sería una actuación destacada con la selección en Brasil 2014.

Temas relacionados: