Diciembre 14, 2011

Capello cumple cuatros años de alegrías y desilusiones al frente de Inglaterra

Cuando aceptó la oferta de la selección inglesa, Capello, de 65 años, llegaba de dirigir los últimos coletazos del Real Madrid galáctico que ganó la Liga en 2007 con el brasileño Ronaldo y el inglés David Beckham en la plantilla, un logro tras el que fue despedido por el entonces presidente, Ramón Calderón.

Al convertirse en seleccionador de Inglaterra, un puesto para el que también había sonado el portugués José Mourinho, el italiano puso fin a una etapa de veinte años dirigiendo el entrenamiento diario de clubes europeos de máximo nivel, entre ellos el Milán, el Roma y el Juventus.

En estas cuatro temporadas, Capello ha sabido sobrevivir a diversos momentos turbulentos en los que ha sufrido la crítica de la prensa inglesa, en especial tras la eliminación del último Mundial de Sudáfrica en 2010, en los octavos de final, a manos de Alemania.

El exmadridista llegó al combinado inglés después de que Steve McClaren dimitiera del cargo al no poder clasificar al equipo para la Eurocopa de 2008 y cumplió con la primera condición que se esperaba de él: llevar a Inglaterra al Mundial.

El resultado en la fase final sudafricana, sin embargo, decepcionó a los aficionados y la federación de fútbol inglesa (FA) que ha tenido que ratificar varias veces al técnico como director del equipo de cara a la próxima cita europea.

A pesar de que el actual entrenador del Tottenham Hotspur, el inglés de 64 años Harry Redknapp, parece bien situado para suceder a Capello el próximo verano, no está descartado que un buen resultado en Polonia y Ucrania comportara una renovación del italiano al frente de la selección de los tres leones.

Los planes del técnico para hacer un buen papel en la Eurocopa pasan por acometer una profunda reestructuración en el combinado inglés.

Ya en la fase de clasificación y en los recientes partidos amistosos, entre ellos el que Inglaterra ganó a España en Wembley hace pocas semanas por 1-0, el italiano ha introducido numerosos cambios en sus planteamientos habituales.

Los veteranos indiscutibles de la plantilla de Inglaterra, como el delantero del Manchester United Wayne Rooney, el centrocampista del Liverpool Steven Gerrard y el defensa de los "diablos rojos" Rio Ferdinand, ven ahora su puesto amenazado por las jóvenes incorporaciones que ha introducido Capello.

Una de las nuevas estrellas del Chelsea, el delantero de veinte años Daniel Sturridge, así como el joven central del Everton Jack Rodwell, de 22 años, son algunas de las cartas que el seleccionador pretende jugar en Polonia y Ucrania.

Aún así, Inglaterra se sigue apoyando en veteranos como Rooney, que vio peligrar su participación en el europeo por una sanción de tres partidos que le impuso la UEFA por propinar una patada a un jugador de Montenegro en el último partido de la fase de clasificación.

Para alivio de Capello, el organismo europeo rebajó finalmente la sanción a dos partidos, con lo que el delantero podrá saltar al campo en el tercer partido de la fase de grupos de la Eurocopa, en la que Inglaterra está encuadrada con Francia, Suecia y Ucrania.