Febrero 1, 2012

Tragedia en el fútbol de Egipto: más de 70 muertos tras un partido del campeonato local

Se trata de una de las peores tragedias por violencia en el deporte egipcio.

Un funcionario de seguridad y otro médico informaron que los fanáticos del equipo local, Al-Masry, irrumpieron en la cancha tras una inusual victoria 3-1 sobre Al-Ahly, el equipo más popular de Egipto. Arrojaron piedras, petardos y botellas a otros fanáticos e inclusive hirieron a futbolistas.

Algunos de los muertos en la pelea fueron agentes de seguridad, indicó un médico de una morgue en Port Said, ciudad en la costa del Mediterráneo. El médico pidió no ser identificado debido a que no estaba autorizado a dar declaraciones a la prensa.

En declaraciones telefónicas a la cadena de televisión del club Al Ahly, el presidente de la Federación, Samir Zaher, anunció la cancelación y la apertura de "una investigación urgente de los acontecimientos, por un comité de investigación para mostrar la verdad al público".

Por su parte, el Ministerio de Salud informó sobre el saldo de víctimas en un comunicado difundido por la televisión estatal.

Los jugadores debieron ser trasladados a los vestuarios para recibir protección, según dijo el futbolista Sayed Hamdi.

Tras lo ocurrido en Port Said, un partido en El Cairo entre los clubes Al-Ismailiya y Zamalek fue suspendido en señal de luto por la violencia.

Los medios de televisión mostraron las imágenes con incendios en algunos sectores del estadio en El Cairo. El locutor relató que hinchas enardecidos del Zamalek se quejaron por la cancelación del partido y que se habían prendido fuego a varias secciones del estadio.

Las declaraciones de los jugadores fueron dramáticas: "Las fuerzas de seguridad nos abandonaron, no nos protegieron, un aficionado murió en el vestuario, junto a mí. Esto es una guerra. Pido que la Liga sea cancelada, esta situación es horrible y el día de hoy nunca se olvidará", dijo Mohamed Abo Treika del Al- Ahly.

"La gente está muriendo, estamos viendo cadáveres ahora. No hay fuerzas de seguridad ni del ejército para protegernos",
dijo el centrocampista Barakat. "La culpa fue nuestra por jugar el
partido. Las autoridades estaban temerosas de cancelar la Liga, porque
eso costaría dinero, pero no estaban preocupadas por la vida de las
personas".

Temas relacionados: