Agosto 15, 2012

El abogado de Karim Benzema denunció al juez que lleva el caso del futbolista

"Hay una forma de ensañamiento, una corriente bastante desfavorable hacia los jugadores: socialmente son una categoría bastante reprobada", señaló Cormier en declaraciones emitidas este lunes por la emisora de radio France Info.

El letrado consideró injustificada la decisión del juez instructor André Dando, que el pasado viernes dictaminó que Benzema, el también internacional francés Franck Ribery y otras siete personas tendrán que sentarse en el banquillo del Tribunal Correccional de París por "solicitación de una prostituta menor".

A juicio del abogado, "había elementos más que sólidos" para archivar el caso, como solicitó la Fiscalía el pasado mes de noviembre, porque la prostituta Zahia Dehar, que actualmente tiene 20 años, "había afirmado haber mentido sobre su edad" en 2008-2009, cuando tuvieron lugar los hechos investigados.

"Mi cliente está totalmente sereno, dice que es totalmente inocente en este asunto", subrayó Cormier antes de destacar que el futbolista "es de una solidez mental bastante poco común" y decir que el proceso judicial no afectará a su trabajo.

Benzema y Ribery figuran en la probable alineación del nuevo seleccionador francés, Didier Deschamps, para el partido amistoso que esta noche los ‘bleus' disputan contra Uruguay en Le Havre.

Deschams, después de que se supiera este martes que sus dos jugadores irán a juicio dijo que "es siempre delicado por tratarse de un asunto privado. Está en manos de la justicia, por tanto no cambiará nada en mi exigencia sobre su comportamiento en el campo".

"Me concentro en lo esencial y lo esencial es una selección francesa que juegue para ganar", concluyó el entrenador, que dejó fuera de la convocatoria con Uruguay a cuatro jugadores, dos por estar sancionados y otros dos -Yann Mvila y Hatem Ben Arfa- por su comportamiento durante la pasada Eurocopa.

El juicio, para el que aún no se fijó fecha, analizará la naturaleza de las relaciones que mantuvieron los futbolistas con Dehar, que utilizaba una sala de fiestas de los Campos Elíseos de París, Zaman Café, para mostrarse a potenciales clientes de sus servicios como prostituta.

Ribéry reconoció haber tenido relaciones sexuales con ella -que se desplazó hasta Múnich a instancias de un amigo del futbolista-, pero niega que fueran por dinero, una tesis que el juez instructor no cree, ya que da por hecho que le pagó 700 euros y le prometió más.

En cuanto a Benzema, que rechazó haberse acostado con ella, Dando estima que le pagó 500 euros a Dehar en lugar de los 1.000 que ésta le reclamó y que, como en el caso de Ribery, no podía ignorar que era menor de edad, por mucho que les hubiera dicho que tenía más años.