Diciembre 8, 2012

La tecnología se prepara para debutar en el Mundial de Clubes de la FIFA

El sistema, empleado en el tenis o el cricket para establecer donde se ha producido el rebote del balón, será estrenado el domingo en los cuartos de final que se disputarán en la ciudad de Toyota entre el Sanfrecce Hiroshima, japonés, y el Al Ahly, egipcio, por un lado, y el Monterrey, mexicano, ante el Ulsan, surcoreano, por otro.

También está previsto que sea utilizado en la semifinal entre el brasileño Corinthians y el ganador del Hiroshima-Al Ahly, y, además, en el partido por el quinto y sexto puesto.

El ‘Ojo de halcón' es un sistema informático que, a partir de imágenes de vídeo de alta velocidad, traza la trayectoria más probable del balón mediante un complejo método estadístico.

La FIFA estudia su uso para resolver las jugadas polémicas en las que se produce un llamado ‘gol fantasma', en las cuales es difícil para el árbitro y sus asistentes establecer si el balón ha traspasado o no por completo la línea de gol.

Sin embargo, el organismo ha decidido que durante el ‘Mundialito' de Japón no se emitirán por los monitores de los estadios las imágenes que elabora el sistema, práctica que sí se lleva a cabo en el tenis.

Carter recalcó los 12 años de experiencia que tiene su tecnología en el deporte profesional y expresó su deseo de que se produzca durante este torneo un ‘gol fantasma' como el del Alemania-Inglaterra del Mundial de 2010 de Sudáfrica.

También lo defendió frente a otros que requieren para funcionar de la modificación de elementos que intervienen en el juego.

"No necesitamos una adaptación del poste, ni necesitamos una adaptación de la pelota. Nuestra tecnología es pasiva; dejamos en paz la práctica deportiva", dijo en una clara referencia al sistema GoalREF, estrenado en el partido inaugural que disputaron el pasado jueves el Sanfreece Hiroshima y el Auckland City de Nueva Zelanda.

GoalREF necesita insertar cables en los postes para crear en torno a la línea de gol un campo magnético que se activa con la ayuda de un balón específicamente fabricado para funcionar con el sistema.

Temas relacionados: