Diciembre 13, 2012

Miguel debe estar feliz por el funeral y homenajes que se le hicieron: esposa de Calero

"Aún resuenan en mi mente los aplausos y ovaciones de todos sus seguidores en el Auditorio Gota de Plata y en el Estadio Hidalgo, despidiéndolo como él hubiera querido", señaló Sandra Sierra.

A nombre de sus hijos, de su suegra, Sandra Sierra de Calero les expresó su agradecimiento a las personas que los apoyaron y los acompañaron desde el día en que su esposa enfermó y hasta el día de su muerte.

"A la hinchada del Pachuca mil y mil gracias por amar, respetar y acompañar a mi esposo hasta la última hora, ya que no escatimaron en sus muestras de afecto, tanto en sus épocas de jugador cuando ganó todo, como hasta hoy que ya no está", afirmó.

A Calero, con el que vivió 27 años, lo recordó como "compañero, confidente, cómplice, amigo, consejero, ídolo y maestro" y como una persona solidaria que siempre ayudó al débil, que le gustaba el trabajo en equipo.

"No me cabe duda que él está feliz y satisfecho. Porque sabe que depositó en cada uno de nosotros un ejemplo de vida, ya que su frase favorita era: "El que no vino a este mundo para servir, no sirve para vivir", afirmó.

Calero tenía "la virtud de hacer la vida fácil a su alrededor, y luchaba para que viviéramos felices cuando estábamos con él" y sus hijos fueron "la bonanza de su vida" y les transmitió "su fortaleza, su espíritu de vida", expresó la señora Sierra.

Temas relacionados: