Abril 11, 2013

Consorcios compiten por una jugosa licitación del estadio Maracaná

El anuncio de las finalistas, realizado en la sede de la gobernación de Río de Janeiro, se hizo en medio de protestas de organizaciones sociales, que se oponen a la "privatización" del Maracaná, y un pulso en los tribunales por supuestas irregularidades en la licitación.

Una jueza ordenó la noche del miércoles la suspensión del concurso, al considerar que está "dirigido" para que lo gane el grupo liderado por Eike Batista, pero esa decisión quedó sin efecto hoy por un recurso del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro. 

El primer finalista es el consorcio Maracanã S.A., que está integrado por IMX, compañía de Batista que fue responsable de elaborar el estudio de viabilidad usado en la licitación; Odebrecht, una de las constructoras que participan en la reforma del estadio, y por la compañía gestora de estadios AEG.

El otro finalista es el consorcio Complejo Deportivo y Cultural de Río, encabezado por la holandesa Amsterdam Stadion, gestora del Amsterdam Arena, y en el que también participan la constructora brasileña OAS y el grupo francés Lagardère Unlimited.

La empresa vencedora administrará los próximos 35 años el estadio Maracaná y el pabellón deportivo vecino, conocido como Maracanazinho, además de responsabilizarse por una serie de obras en el entorno del complejo deportivo.

Entre esas obras se incluye la demolición de una pista de atletismo, unas piscinas olímpicas y una escuela municipal que están en el recinto y la construcción de un aparcamiento y dos museos, uno futbolístico y otro olímpico.

Decenas de manifestantes se congregaron este jueves a puerta del palacio Guanabara, sede de la gobernación, para protestar contra la "privatización" del estadio y en contra de la demolición de la pista de atletismo, las piscinas y la escuela.

La gobernación aún no ha anunciado la fecha en la que dará a conocer la empresa ganadora de la licitación del estadio, que será sede del Mundial del 2014 y de los Juegos Olímpicos de 2016.

El Maracaná, inaugurado en 1950, es la casa de Flamengo y Fluminense y también suele acoger los partidos más importantes de los otros dos clubes de la ciudad, Botafogo y Vasco da Gama.