Septiembre 4, 2013

“Los futbolistas vivimos en un mundo irreal”: Pablo Aimar

En una extensa entrevista concedida a la web portuguesa 'Maisfutebol', Aimar, que cumplirá en noviembre 34 años, contó que después de abandonar el club luso decidió regresar a Argentina para entrenarse individualmente antes de tomar una decisión sobre su futuro.

"Me estoy entrenando con intensidad en Río Cuarto (su ciudad natal) y solo tomaré una decisión cuando esté bien. No quiero defraudar a nadie", comentó 'El Mago de La Luz', como le conocían aficionados del Benfica y la prensa lusa por su creatividad en el campo.

El exjugador de River Plate, Valencia y Zaragoza señaló a Bielsa como "el mejor entrenador" que tuvo en sus 17 años de profesional -coincidió con él en la selección argentina- y opinó que Guardiola, actual técnico del Bayern de Múnich, es el mejor en activo.

"Veo al Bayern de Múnich jugando y me doy cuenta de que Guardiola consiguió imponer muy rápidamente lo que pretende: tener el balón, presionar, reducir el espacio del campo. Y hacer eso en otro idioma en un equipo que ganó todo no es para uno cualquiera", apuntó Aimar, quien alabó al mismo tiempo al Barcelona de Guardiola y a los españoles Xavi e Iniesta y el argentino Messi.

"Iniesta, Xavi y Messi son verdaderos números diez, adaptados a funciones diferentes. Son jugadores que en cualquier otro equipo serían un diez puro. Saben, muy claramente, lo que tienen que hacer con o sin balón. Son super inteligentes", recalcó.

El medio creativo opinó que el colega de equipo con el que mejor se entendió fue su compatriota Javier Saviola -con el coincidió en el Benfica entre 2009 y 2012, periodo en el que levantaron una Liga (2010)- y deseó retirarse en el mismo equipo que él.

Situó además a Leo Messi como al rival al que más admiró: "Diría incluso que los futbolistas juegan una cosa y Messi otra".

Aimar asumió que se sobredimensiona socialmente la importancia del fútbol y constató que los jugadores viven en una especie de burbuja.

"El problema es que vivimos (futbolistas) en un mundo irreal. Nosotros ganamos un dinero que no es normal y lo sabemos. Tenemos esa consciencia. Por lo menos yo la tengo", concluyó Aimar, quien anotó que él ayuda a personas próximas e incluso a otras que no lo son tanto.