Febrero 18, 2014

UEFA impone fuertes sanciones por racismo en Europa

La Comisión de Control y Disciplina de la UEFA determinó sancionar al equipo ruso CSKA por la actitud de sus aficionados en el partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones, jugado en el campo de Viktoria Plzen, en el que mostraron símbolos racistas. CSKA tendrá que pagar también una multa de 50.000 euros.

Además de esta sanción, la UEFA también castigó a la Federación de Serbia y al equipo Apollon Limassol, que tendrán que cerrar parcialmente los estadios en los que la selección serbia sub'21 y el equipo chipriota jueguen sus próximos encuentros europeos.

La sanción a la Federación Serbia es consecuencia de los hechos ocurridos en el partido Serbia-Bélgica (2-2), de clasificación para la Eurocopa sub-21 de 2015, en el que un árbitro asistente "escuchó claramente sonidos de mono" procedentes del córner derecho.

Según decisión de la UEFA, la Federación de Serbia deberá cerrar dos sectores destinados a la afición local del estadio en el que su equipo sub-21 juegue su próximo encuentro y sobre los mismos tendrá que desplegar una pancarta con el mensaje "No al Racismo", de dimensiones no inferiores a 20 metros de ancho y 15 de alto.

El jugador que lleve el brazalete de capitán tendrá que leer públicamente, desde el centro del campo, un mensaje que se escuchará por megafonía en el que anuncie el rechazo al racismo tanto de la Federación de Serbia, como de su equipo y de sus aficionados.

La sanción al Apollon Limassol se impuso por los incidentes en el partido de la fase de Grupos de la Liga Europa, ante el Legía Varsovia y saldado con victoria local (0-2), en el que los aficionados chipriotas dedicaron cantos racistas al jugador Hassamo Junior Dossa Momade Omar del equipo polaco.

La UEFA ordenó también el cierre parcial del estadio del Apollon en su próximo partido de competición europea, en concreto en los sectores ubicados a ambos lados del túnel de acceso al campo.

"La lucha contra el racismo es una alta prioridad para la UEFA", insistió este organismo, que quiere llevar a cabo una "política de tolerancia cero" hacia las actitudes racistas y discriminatorias tanto en el campo como en las gradas.

La UEFA aseguró que "considera serias ofensas a la regulación disciplinaria todas las formas de racismo, que castiga con las sanciones más severas".

 

Temas relacionados: