Noviembre 14, 2014

Guinea Ecuatorial jugará la Copa de África 2015 con participación colombiana

Tras la designación este viernes de Guinea Ecuatorial como sede de la Copa Africana de Naciones 2015, varios futbolistas colombianos tienen la posibilidad de participar en la competición continental con la selección centroafricana. 

Carlos Bejarano, quien actualmente es el portero de Independiente Medellín, Yimmy Bermúdez y Mauricio Mina formaron parte de la última convocatoria de Guinea Ecuatorial.

Otros jugadores colombianos que también hicieron parte de Guinea Ecuatorial fueron Danny Quendambú, Rolan de la Cruz, Yoiver González y Fernelly Castillo, quienes estuvieron por última vez en el 2013 con la selección centroafricana.

La noticia se dio a conocer de la designación de Guinea Ecuatorial, como sede del certamen, se dio a conocer mediante un comunicado difundido en la página de la CAF, cuya sede está en El Cairo, explica que el mandatario de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, aceptó acoger el campeonato tras reunirse este viernes con el presidente de la organización, el camerunés Issa Hayatou.

Esta decisión clasifica de forma directa a la selección de Guinea Ecuatorial, como país organizador, a la fase final de la Copa.

La nota de la CAF agrega que el sorteo de la fase final, que tendrá lugar en las ciudades de Malabo, Bata, Mongomo y Ebebiyin, se celebrará el 3 de diciembre en Malabo.

La CAF confirmó el pasado martes que Marruecos no acogería la Copa y decidió mantener las mismas fechas del torneo, entre el 17 de enero y 8 de febrero de 2015.

También decidió que el equipo nacional de Marruecos quedase automáticamente descartado de la 30 edición y que más adelante se aplicarán sanciones por la ruptura del contrato.

El Ministerio de Juventud y Deportes marroquí anunció a principios de octubre su intención de posponer la competición por cuestiones de salud ciudadana a causa del ébola.

Desde que apareció este brote de ébola el pasado marzo en Guinea Conakry, más de 14.000 personas se han contagiado de la enfermedad y más de 5.000 han muerto, la mayoría en Guinea, Sierra Leona y Liberia.