Enero 19, 2015

Senegal sorprendió a Ghana y lo derrotó 2-1, por el grupo C de la Copa África

‘Las Estrellas Negras', aspirantes a conseguir un trofeo que se le escapa desde 1982, dio un paso atrás en su objetivo de conseguir su quinto título. Si en 2010 alcanzó la final sin éxito, este lunes empezó mal en su intento de ocupar el lugar de Nigeria, vigente campeona de la Copa de África.

Nombres de nivel como los de Andrew Ayew, Christian Atsu o Frank Acheampong son suficientes para intimidar a cualquier rival. Pero Senegal no se amilanó y logró vencer a Ghana a base de coraje, dominio e insistencia hasta el último suspiro.

Fue en el minuto 93 cuando Senegal cerró una remontada en un partido que se le puso cuesta arriba en la primera parte con un gol de penalti que transformó Andrew Ayew tras un derribo del portero Bounal Coundoul sobre Christian Atsu.

Ghana encontró petróleo en esa jugada. Senegal estaba pasando por encima de sus rivales, el guardameta del Mirandés Razak Brimah lo paraba todo y pudo llegar el segundo en un mano a mano que erró Atsu y que pudo sentenciar el duelo.

Sin embargo, Senegal insistió, no se rindió y poco a poco fue obteniendo el fruto a todo su esfuerzo. Mame Biram Diouf se encargó de empatar el choque en la segunda parte y Moussa Sow, al final, cuando el árbitro estaba a punto de dar por concluido el choque, marcó con un buen disparo el gol que confirmó la sorpresa.

Después, el turno le llegó a Argelia. Era el momento del cuadro norteafricano. Tras la exhibición en el Mundial de Sudáfrica, en el que llegó a poner contra las cuerdas a Alemania en los octavos de final (los germanos necesitaron de la prorroga para ganar 2-1), el equipo que entrena el francés Christian Gourcuff se enfrentaba a ese pasado tan feliz con la idea de seguir en la pomada.

Era el primer encuentro realmente serio del técnico galo desde que sustituyó en el cargo al bosnio Vahid Halilhodzic, auténtico artífice del renacimiento argelino en los últimos años.

Gourcuff mantuvo un once continuista respecto a ese encuentro ante Alemania ya mítico en Argelia y solo colocó a cuatro jugadores nuevos respecto a esa alineación de octavos de final del Mundial de Brasil (Brahimi, Medjani, Bentaleb y Mahrez sustituyeron a Belkalem, Taider, Soudani y Mostefa).

Sudáfrica parecía una convidada de piedra a la presentación de la nueva era argelina, pero plantó cara y dio un gran susto a su rival. Tras una primera parte de prácticamente contacto, Thuso Phala se encargó de abrir el marcador en el minuto 51 para Sudáfrica, que pudo hacer el segundo casi al instante. Sin embargo, Rantie falló un penalti.

Argelia tuvo que remangarse para evitar una sorpresa y a veinte minutos del final Thulani Hlatshwayo se marcó un gol en propia meta que doblegó la resistencia sudafricana. Poco después, Faouzi Ghoulam e Islam Slimani hicieron el segundo y el tercer tanto, respectivamente, para imponer la lógica y cerrar un marcador que acabó 3-1 para Argelia. Gourcuff aprobó en su primer envite serio.

Temas relacionados: