Marzo 18, 2015

El Comité Ejecutivo de la FIFA pondrá fechas del Mundial de Catar

Este planteamiento, hecho por el grupo de trabajo de la FIFA que elabora el calendario internacional para el periodo 2018-2024, cuenta con el respaldo del sindicato internacional de jugadores (FIFPro) y de las seis confederaciones de que integran la FIFA, pero con el rechazo de las Ligas y los Clubes Europeos -(EPFL) y (ECA)-.

El Ejecutivo, el penúltimo que presidirá Joseph Blatter antes de las elecciones en las que el dirigente suizo buscará su quinto mandato, puede cerrar con su decisión una polémica que arranca prácticamente desde que en 2010 concedió a Catar la organización de su máxima competición en 2022 y a Rusia en 2018.

Las voces a favor y en contra de Catar por las elevadas temperaturas en la zona durante las fechas en las que habitualmente se celebra la Copa del Mundo no han dejado de escucharse desde entonces, a veces solapadas con sospechas y acusaciones sobre la forma en que el país ganó la organización.

Obligada a abrir una investigación sobre ello, cerrada también con polémica -no se apreciaron incumplimientos de las normas-, la FIFA debe ahora decidir en qué parte del calendario de 2022 sitúa el Mundial de Catar, que se ha topado con propuestas para retrasarse incluso al año siguiente.

La propuesta hecha el mes pasado por el grupo de trabajo, que invita a un mundial entre finales de noviembre y finales de diciembre sin precisar fechas, considera esta "ventana como la más efectiva", ya que por razones legales la competición no puede posponerse hasta 2023.

Los argumentos a su favor responden a que las dos candidatas a los Juegos de Invierno 2022 -Almaty (Kazajistán) y Pekín (China)- prevén que éstos se disputen del 4 al 20 de febrero; a que el mes de Ramadán empezará el 2 de abril de 2022 y a que las condiciones constantes de calor prevalecen de mayo a septiembre en Catar.

La aceptación de las confederaciones de la FIFA, con la sugerencia de la UEFA para que la final sea el 23 de diciembre, coincidió con la del COI y la del sindicato mundial de jugadores.

En contra están las ligas y los clubes europeos, que defienden que el Mundial se juegue en el mes de mayo, periodo con condiciones climáticas razonables tanto para jugadores como para aficionados.

Además de Catar, que obligará al Ejecutivo a hablar de las condiciones laborales en ese país, el orden del día de la reunión incluye también la decisión sobre la sede del Mundial femenino 2019, al que optan Francia y la República de Corea.

Los 22 puntos de la agenda de la sesión aluden también a la organización del torneo olímpico de Río 2016; las últimas recomendaciones de la "International Board" sobre las reglas del juego; la revisión de los estatutos de la FIFA y su situación financiera, así como la decisión sobre el anfitrión del Mundial de Clubes 2017 y 2018.

También hay hueco para los preparativos del Congreso del 29 mayo en el que Blatter se jugará la confianza los votantes para iniciar su quinto mandato, por primera vez con tres rivales en contra, el exjugador portugués Luis Figo, el presidente de la Federación Holandesa, Michael van Praag, y el príncipe jordano Ali bin Al Hussein.

Temas relacionados: