Marzo 30, 2015

Italia e Inglaterra se cruzan en un duelo que es más que un amistoso

El entrenador italiano Antonio Conte tuvo que luchar contra las críticas sobre sus métodos de entrenamiento y sufrió para mantener su invicto en el empate 2-2 en Bulgaria el sábado.

Su colega inglés Roy Hodgson, en cambio, pudo disfrutar de una victoria por 4-0 sobre Lituania el viernes, destacada por el gol del debutante Harry Kane, con la que su equipo sacó una ventaja de seis puntos sobre los segundos clasificados en el Grupo E, Eslovenia y Suiza.

Hodgson, sin embargo, rápidamente volvió su atención hacia el partido del martes, al tomarlo como un gran examen para muchos de sus jóvenes dirigidos: "Si vamos a probar a nuestros jugadores, será una prueba más importante contra Italia que contra un equipo como Lituania".

En el mismo tono se manifestó el defensor Chris Smalling. "El amistoso en Italia es un juego que todo el mundo está esperando, especialmente desde el Mundial. Tenemos un equipo joven y los resultados influyen en el ánimo. Todo el mundo está de buen humor", indicó Smalling.

"Cuando juegas contra un rival europeo de primer nivel como Italia se aprende más de lo que hicimos el viernes. Nadie se olvida de lo que pasó (en Brasil) y se quedó metido en nuestros pensamientos. Es un gran partido el del martes", añadió el jugador del Manchester United.

El 2-1 de Italia sobre Inglaterra en la fase de grupos del Mundial de Brasil en junio pasado trajo alegría muy fugaz para los ‘azzurri', ya que ambos equipos no pudieron avanzar a los octavos de final.

El humor de Italia está lejos de ser brillante tras empatar en Bulgaria y ver cómo Croacia tomó dos puntos de ventaja en el primer puesto del Grupo H.

Conte, sin embargo, afirmó que no lo preocupa. "Ser segundos no me pone nervioso porque Croacia demostró ser más fuerte que Italia en este momento y es justo que así sea", remarcó el técnico. "Vamos a luchar la clasificación con Croacia y Noruega. Vamos a trabajar para achicar la diferencia con los croatas", añadió

Conte tenía razones para estar nervioso la semana pasada, cuando fue cuestionado después de que el centrocampista de la Juventus Claudio Marchisio saliera del campamento Azzurri con una lesión de rodilla que resultó ser menos grave de lo que se informó originalmente.

Las críticas, según los informes, incluyeron amenazas de muerte por parte de los aficionados de la Juve en las redes sociales. Así se puso un final repentino al cariño por un entrendor que dirigió al conjunto ‘juventino' a sus últimos tres títulos de la Serie A y que jugó en el club entre 1991 y 2004.

"Nos gustaría saber por qué (Conte) hace que los jugadores trabajen tan duro en el equipo nacional", dijo John Elkann, presidente de Exor, holding financiero que controla la Juventus. "Tal vez él quiere ser recordado por implementar un registro de jugadores lesionados", añadió.

A Conte no le hizo gracia y replicó: "Cuando estaba en la Juve, Elkann nunca pidió tales cuestiones. Hay cosas que no voy a dejar pasar, no puedo".

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados: