Abril 16, 2015

Del Nero, elegido como nuevo presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol

Del Nero, de 74 años, dirigió la Federación de Fútbol de Sao Paulo (FPF) desde 2003 y también forma parte de los comités ejecutivos de la FIFA y de la Conmebol.

El nuevo mandatario de la CBF fue elegido para suceder a José María Marín en la Asamblea General del organismo celebrada hace doce meses, antes del Mundial 2014 de Brasil.

En estos 12 meses Marín y Del Nero han trabajado codo con codo, incluso en la contratación de Dunga para el cargo de seleccionador, y a partir de ahora el presidente saliente pasará a ocupar una vicepresidencia de la CBF.

Los retos más urgentes para Del Nero serán recuperar la senda de triunfos de la selección brasileña y afrontar los problemas que afectan a numerosos clubes, que acumulan enormes deudas con el Estado y tienen recurrentes dificultades para pagar los salarios a los jugadores.

Antes de asumir el cargo, Del Nero anunció que la CBF se enfrentará al Gobierno para intentar modificar un decreto de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que introduce normas para modernizar la gestión del fútbol en el país.

El decreto permite a los clubes que renegocien sus deudas millonarias con el fisco y con la Seguridad Social, pero establece como contrapartida la adopción de buenas prácticas administrativas y financieras, algunas de las cuales desagradan a la CBF.

Los clubes que quieran acogerse a las ventajas para pagar sus deudas tendrán que divulgar sus balances financieros, limitar el mandato de sus dirigentes y pagar los salarios al día, y estarán obligados a invertir parte de su presupuesto en el fútbol femenino.

Del Nero se ha visto envuelto en otra polémica por hacer un negocio inmobiliario con un socio comercial de la CBF, según un reportaje divulgado por el diario Folha de Sao Paulo.

Según el diario, Del Nero compró recientemente un ático de 5,2 millones de reales (unos 1,7 millones de dólares) del empresario Wagner Abrahão, dueño de la empresa que organiza los viajes de la selección brasileña y de los equipos de segunda y tercera división.

El ático se ubica en una urbanización de lujo en Río de Janeiro donde Del Nero habría comprado hace un año un ático semejante por un valor muy inferior, 1,6 millones de reales (530.000 dólares), según el diario.

Tanto Del Nero como Abrahão negaron, en declaraciones a Folha de Sao Paulo, que exista cualquier conflicto ético en la operación debido a sus relaciones profesionales. 

Temas relacionados: