Julio 28, 2015

Como “penoso incidente” calificó Miguel Herrera su agresión al periodista

"Quiero ofrecer una disculpa pública a la afición, cuerpo técnico, jugadores, directivos, Federación Mexicana de Fútbol (FMF) y medios de comunicación por mi conducta en el penoso incidente que tuve con un comentarista", escribió el entrenador horas después de ser anunciada su salida como seleccionador absoluto de México. 

Herrera propinó un puñetazo el lunes al periodista Christian Martinoli, según denunció el mismo comentarista deportivo de la Televisión Azteca y confirmaron imágenes de vídeo y testigos que se en encontraban en ese momento en el aeropuerto de Filadelfia.

La selección mexicana regresó al país tras haber conquistado el domingo la decimotercera de la Copa Oro.

La agresión del ‘piojo' fue el determinante para su destitución según anunció el presidente de la Federación, Decio de María.

En el incidente también estuvo involucrada la hija de Herrera, que empujó y dio una bofetada al exfutbolista del Atlético de Madrid Luis García, quien también trabaja como comentarista de Televisión Azteca.

"Me queda claro que no es la actitud que debe tomar un entrenador de la selección nacional de México, a pesar de haber recibido todo tipo de críticas, ofensas y burlas hacia mi familia y mi persona", escribió el técnico.

Miguel agradeció "a la gran afición mexicana" por el apoyo que recibió durante su gestión.

"Me entristece profundamente dejar el puesto de técnico de la selección por esta lamentable causa, ya que los resultados deportivos fueron, en su mayoría, positivos dentro de los objetivos trazados", apuntó.

El técnico, de 47 años, pidió a los medios de comunicación que "entiendan el momento" por el que está pasando.

Dijo también que por ahora aprovechará para disfrutar de su "gran familia" y descansar un tiempo.

"Después, regresaré siendo el mismo, y tendrán conmigo, como siempre, las puertas abiertas", añadió.

El DT mexicano asumió el mando de la selección mexicana en noviembre de 2013 en medio de una grave crisis de resultados, luego de haber terminado cuarto en las eliminatorias del Mundial de Brasil, lo que obligó su país a jugar una repesca frente a Nueva Zelanda.

En su momento como técnico dirigió a la selección mexicana en 37 partidos de los que ganó 18, empató 12 y perdió 7, con 63 goles anotados y 34 recibidos.