Agosto 8, 2015

Equipos italianos superaron a españoles en juegos amistosos

En el estadio Ennio Tardini de Parma, el partido se decidió con goles de Stevan Jovovic en la primera mitad y Mauro Emanuel Icardi en la segunda, así el equipo español terminó su pretemporada. 

Por lo tanto, la Roma guiada por un genial Totti, derrotó al Valencia y mostró al conjunto español cuáles son sus carencias de cara a la eliminatoria previa de la Liga de Campeones que afronta ante el Mónaco, como son la falta de acierto en el remate y algunas lagunas defensivas.

El 2-0 final entre el Inter y el Athletic fue un encuentro que le ha cogido casi a contrapelo al Athletic entre la primera previa europea y la ida de la Supercopa de España fue demasiado castigo para los de Ernesto Valverde, que, a pesar de conformar casi un equipo 'B', no fueron inferiores a los de Roberto Mancini.


En lo que sí ha superado el Inter al conjunto vasco fue en la definición, ya que ha sido capaz dos de sus pocas ocasiones, casi las mismas de las que dispusieron los ‘rojiblancos'.

El resumen del partido bien puede ser lo ocurrido entre los minutos 82 y 84. Primero, el todavía "cachorro" Sabin Merino cabeceó fuera un remate frontal en el punto de penalti tras un buen centro de Lekue desde la derecha.

En la respuesta italiana, Icardi puso fuera del alcance de Iraizoz un remate bastante más complicado, al borde del área, de espaldas a la portería y también a buen centro desde la derecha, en su caso de Nagatomo.

Ese tanto sumó al de la primera mitad de Jovetic, un disparo a la escuadra del montenegrino en el minuto 27, a centro de Gnoukori, bordeando el fuera de juego, tras una buena jugada del marfileño con Juan Jesús.

Antes de la de Sabin, el Athletic ya había podido empatar al inicio de la segunda mitad, en el minuto 51, pero el remate de Guillermo tras recibir de Elustondo, que había devuelto al primer palo un córner botado por Ibai, dio en la espalda de Miranda.

Comenzó mandando en el choque el Athletic de la mano de un Unai López muy dinámico y participativo, aunque sin llegar a concretar peligro ante Handanovic.

El Inter salió como adormecido y no se despertó hasta que Jovetic estuvo a punto de abrir el marcador en el minuto 16, con un espectacular cabezazo, a centro del colombiano Guarín, que mandó Iraizoz a córner en una excelente intervención.

No marcó a la primera el montenegrino, pero sí a la segunda, tras recibir en el vértice del área pequeña un buena pase de Gnoukouri desde la izquierda. El espléndido remate a la escuadra de Jovetic finalizó una jugada entre Juan Jesús y Gnoukouri en la que pudo haber habido fuera de juego del centrocampista marfileño.

Un nuevo intento de Jovetic desde la frontal, mucho menos afortunado que los dos anteriores, rubricó una primera parte de más a menos de un Athletic casi 'B' que puso entusiasmo.

Se animó el Athletic, que sumó al cabezazo de Guillermo que dio en la espalda de Miranda un fuerte disparo desde la frontal de Undabarrena que se marchó alto.

La Roma, por su parte, le bastó con muy poco para hacer daño al Valencia. A Totti, pese a que la edad le resta presencia a lo largo del partido, le bastaron tres detalles para desarbolar al equipo valencianista, desconocido en defensa y muy poco acertado de cara a puerta.

El Valencia saltó muy serio al terreno de juego, ejerciendo una buena presión a la salida de la Roma. Las buenas sensaciones se difuminaron en cuanto el capitán del equipo italiano, Francesco Totti, entró en contacto con el balón. Una pase suyo permitió a Gervinho romper el fuera de juego y tras estrellar dos veces el balón en el poste, Salah remachó el 0-1 en la línea de gol.

Los de Nuno pudieron empatar tras dos claras ocasiones de Alcácer y Joao Cancelo, pero ninguno estuvo certero y fue la Roma quien de nuevo castigó al Valencia, tras una gran acción de la delantera italiana que Totti culminó con elegancia en el 0-2.

La reacción local fue furibunda. Las ocasiones se fueron sucediendo ante una Roma desarbolada. Un remate de Otamendi era sacado en la línea de gol por un defensor transalpino y poco después era De Paul quien estrellaba su disparo en el larguero.

Al final llegó el merecido gol del Valencia, tras plantarse Feghouli solo y batir al meta Sczczesny. Rodrigo pudo empatar a continuación, con todo a su favor, pero disparó al lateral de la red.

En la reanudación, el Valencia salió con ambición y Mateu Lahoz anuló un gol de Feghouli, por un inexistente fuera de juego, y un minuto después de nuevo Totti destapó el tarro de las esencias para dejar a Gervinho solo ante Ryan, al que batió para subir el 1-3 al marcador.

Ahí se acabó el partido. Los jugadores subieron de revoluciones y se vieron varias fricciones en el campo. Además, el carrusel de cambios rompió el ritmo del encuentro y el equipo romano se llevó el duelo y se adjudicó el Trofeo Naranja.

 

Temas relacionados: