Agosto 20, 2015

Levantan secreto bancario del presidente de Confederación Brasileña de Fútbol

La petición del senador Romario contra el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Marco Polo Del Nero, falló a favor del exfutbolista. Los miembros de la comisión tendrán acceso a todos los datos bancarios y fiscales del dirigente futbolístico a partir del 12 de marzo de 2013, informó el Senado en un comunicado.

La comisión también levantó el secreto bancario del empresario Wagner Abrahao, propietario del Grupo Aguia e igualmente acusado de irregularidades en negocios vinculados al fútbol brasileño, cuyos datos bancarios y fiscales perdieron la garantía del sigilo entre el 17 de mayo de 2007 y el 31 de mayo de 2015.

Abrahao tenía una estrecha amistad con el expresidente de la CBF Ricardo Teixeira, que renunció al cargo en 2014 presionado por escándalos de corrupción y es acusado por irregularidades en contratos de patrocinio de la entidad de los que fue intermediario.

En un mensaje que publicó en las redes sociales, Romario, presidente de la comisión, conmemoró la decisión de los parlamentarios y afirmó que igualmente fue aprobado el acceso de los senadores a todos los contratos firmados por la CBF.

"Tenemos mucho que analizar", afirmó el exgoleador de clubes como el Barcelona y campeón mundial con Brasil en Estados Unidos 1994, quien, en su calidad de legislador, ha tenido un importante papel en los debates sobre corrupción en el fútbol.

A comienzos de agosto la misma comisión aprobó el viaje de tres de sus representantes a Suiza para que interroguen en ese país, en donde está preso, a José María Marín, otro expresidente de la CBF.

Los legisladores también viajarán a Estados Unidos para interrogar a José Hawilla, un empresario deportivo brasileño salpicado por el escándalo que llevó a la justicia estadounidense a ordenar la captura de diferentes dirigentes de la FIFA.

Tanto Marín como Hawilla fueron arrestados en mayo a petición del FBI, que investiga a la FIFA por supuestos casos de corrupción.

Entre los ocho dirigentes arrestados entonces por el FBI se encontraba Marín, quien por entonces ocupaba el cargo de vicepresidente de la CBF.

La Comisión fue creada para investigar posibles irregularidades en contratos firmados por la CBF relacionados con la celebración de diversos partidos amistosos disputados por la selección brasileña, así como con la organización de la Copa Confederaciones de 2013 y de la Copa del Mundo de 2014.