Agosto 21, 2015

Croacia vetó a sus hinchas, en partidos de visitante, de la eliminatoria a Eurocopa

La Federación Croata de Fútbol lo decidió así después de considerar en detalle la explicación de la UEFA de la sanción dictada contra ellos por el "comportamiento racista en el encuentro Croacia-Italia".

En aquel encuentro referido por la UEFA, apareció una esvástica pintada en el césped, y Croacia perdió con la sanción un punto, recibió una multa de 100.000 euros, se le prohibió volver a jugar en el estadio de Split en la Eurocopa y tuvo que jugar a puerta cerrada dos partidos en terreno propio.

Ese castigo, sumado a la nueva prohibición, hace que los aficionados croatas no puedan presenciar ninguno de los partidos restantes que su selección juegue para la Eurocopa 2016.

La Federación cree que de la explicación que acompañaba a esa sanción de la UEFA, se desprende claramente que cualquier nuevo incidente relacionado con el racismo en los próximos partidos podría significar la expulsión de Croacia del Campeonato europeo.

La Federación quiere impedir con esta decisión que "un puñado de radicales destruya los esfuerzos de los Ardientes (selección croata)" y "la satisfacción y orgullo de millones de aficionados croatas que el próximo año desean "vivir" con los Ardientes en la Euro".

En los últimos cinco años, la federación croata ha tenido que pagar más de 700.000 euros debido a diversos tipos de incidentes en los estadios, que incluyen proclamas pronazis y agresiones.

La decisión de la Federación significa que los aficionados croatas no podrán asistir a los partidos que Croacia jugará como visitante, contra Azerbeiján el 6 de septiembre, contra Noruega el 9 de septiembre y contra Malta el 13 de octubre.

La prohibición se refiere a la posibilidad de conseguir las entradas por vía oficial y en Croacia.

Croacia se sitúa con 13 puntos en primera posición de su grupo H de la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia.

 

Temas relacionados: