Septiembre 18, 2015

FIFPro interpuso una demanda jurídica contra la FIFA

"La Comisión Europea tiene la llave para reformar la industria del fútbol profesional, más de lo que pudiera conseguir cualquier otro proceso de reforma de gobernanza interna y ello, sencillamente, aplicando la ley," afirmó el Presidente de FIFPro, Philippe Piat.

"La FIFA no consigue administrar el fútbol profesional, como tampoco ha conseguido regular su propia institución. Prevalecen los intereses comerciales de unos pocos, mientras que la mayoría de los futbolistas y de los clubes se ven desfavorecidos. Es hora de que prevalezca el Derecho sobre los intereses de los cárteles. Son pocos los beneficiados por esta situación: los grandes clubes, los agentes y los terceros propietarios de derechos. Por el contrario, los perjudicados son muchos, y por ello exigimos un cambio."

FIFPro manifiestó que el sistema de transferencias en su forma actual ya no puede seguir siendo justificado o protegido por la denominada ‘especificidad del deporte'.

Según el renombrado experto a nivel mundial en materia de finanzas en el ámbito del fútbol, Stefan Szymanski, a quien el órgano representativo ha encargado el análisis del mercado de transferencias en apoyo a la acción jurídica entablada hoy, es evidente que el reglamento de transferencias ha repercutido de forma notable sobre el bienestar económico y social de los jugadores, mientras que ha hecho poco por promover el equilibrio competitivo entre los clubes, la solidaridad financiera (redistribución de beneficios) o la estabilidad de los clubes.

La acción jurídica de FIFPro contra la FIFA, estrategia que ha estado preparándose más de dos años, está concebida para estabilizar a la industria del fútbol con el fin de:

• Crear el mayor número posible de puestos de trabajo de calidad para los futbolistas, basados en una industria sostenible que adopte la integridad, mayores niveles de solidaridad económica y la competencia, y que potencie las relaciones individuales y colectivas.

• Garantizar que se respete el derecho de todo trabajador a recibir su salario, un derecho básico que tantas veces se quebranta en el mundo del fútbol.

• Garantizar la reciprocidad de derechos y obligaciones tanto por parte de los clubes como de los jugadores ante el incumplimiento o la rescisión del contrato.

"Si bien la industria en su conjunto está creciendo, observamos cada vez mayor disparidad y dificultades económicas entre los futbolistas y los clubes. Esta situación no nos deja otra elección. FIFPro no va a hacer caso omiso cuando el perjuicio que causa el sistema del mercado de transferencias es de tal envergadura. Es momento de implementar un cambio."

Temas relacionados: