Octubre 29, 2015

David Beckham o el talento que quedó opacado por el mercadeo

Comenzó su carrera en 1994 en el Manchester United, vistió seis camisetas en toda su carrera y fue criticado por la prensa por llevar una vida sobreexpuesta a la publicidad y los medios sensacionalistas, a tal grado que su talento se vio opacado y olvidado tras los años.

En 1986, mientras tenía 11 años, se vistió de mascota en un partido de local del Manchester United en el Old Trafford y pareciera que desde ese momento el joven David Robert Joseph Beckham se imaginó su vida allí, frente a las tribunas con los brazos abiertos y la cabeza inclinada hacia atrás.

Sus cortes de pelo se volvieron tendencia, revivió el estilo mohicano, se dejó crecer la barba y se convirtió en un ícono para las casas de moda más importantes del planeta. Algunos incluso asociaron su fichaje para el LA Galaxy con una posible carrera en Hollywood como actor. Pero no, a pesar de toda la exposición mediática, todas las sesiones de fotos en ropa interior o pintas elegantes, David Beckham solo se preocupó por la condición de su pierna derecha, su técnica para cobrar tiros libres y mantener un estado físico aceptable.

El fútbol nació en Inglaterra, pero la isla no ha tenido referentes tan importantes en el deporte como le hubiera gustado. En 1966 consiguieron su única Copa del Mundo, gracias a la genialidad de Sir Bobby Charlton, el personaje más importante en la historia de los británicos en esta disciplina. Después de él no fue el caos y recordamos nombres como Bobby Moore, Peter Shilton, Gary Lineker, Alan Shearer, hasta llegar a David Beckham y hoy en día Wayne Rooney.

Porque sí, así a algunos no les guste o no estén de acuerdo, por su juego, sus goles de tiro libre y sobre todo su espíritu y amor con la camiseta de los leones, Beckham es un referente del fútbol inglés. Así como lo fue para el Manchester United que alcanzó la cima del mundo, el Real Madrid, el LA Galaxy, el Milan y finalmente, el Paris Saint Germain.

El ‘Spice boy', como se le dijo por su matrimonio con Victoria Adams, estrella del grupo musical más influyente de Inglaterra en la década de los 90, Spice Girls, consiguió siendo un volante, 127 goles en 699 partidos con sus clubes y 17 tantos en 115 presentaciones con la selección nacional y es dueño de un récord único para Inglaterra tras haber anotado en tres mundiales distintos.

Once años con la camiseta del Manchester United, cuatro años con el Real Madrid, donde también consiguió un récord, el del jugador inglés con más partidos en la liga española después de Gary Lineker en el Barcelona; seis temporadas en Estados Unidos, dos con Milan y la última en Paris bastaron para que David Beckham fuera considerado el segundo mejor jugador del mundo a finales del '90 y obtuviera premios como toda una auténtica celebridad en Inglaterra.

Beckham abrió el camino para que hoy en día Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y James Rodríguez pudieran disfrutar de los jugosos contratos publicitarios y se podría decir que fue uno de los primeros en popularizar los tatuajes en el fútbol, convirtiéndolos en un tendencia mundial.