Noviembre 5, 2015

George Best, el que prefirió el champagne y las mujeres por encima del fútbol

Veloz dentro y fuera de la canchas, genio con la pelota y las mujeres, rebelde con su carrera y sus declaraciones. Así era George Best, uno de los grandes cracks del fútbol pero también de aquellos que decidieron arruinar su talento con una vida extravagante y entregada a las cosmopolitas noches europeas.

Fue considero una gran promesa para el futuro del Manchester United desde sus 15 años. A los 17 ya había debutado como profesional y poco después, al lado de Bobby Charlton y Denis Law consiguió la primera Copa de Europa para los diablos rojos, bajo la dirección de Matt Busby. El United se convertía en el primer equipo británico en ganar una copa continental.

Un título que Best decidió celebrarlo con su novia de turno en Liverpool junto a su gran amigo John Lennon y Yoko Ono, su esposa. Se compró un Jaguar, un Rolls Royce y construyó una mansión para organizar sus fiestas.

Le dijeron ‘el chico de Belfast' y ‘el quinto Beatle' y él en vez de considerar construir una carrera que lo dejaría en los libros más brillantes de la historia del fútbol, prefirió la noche, el alcohol y las mujeres bonitas. "Dicen que me he acostado con siete Miss Mundo, pero solo han sido tres", declaró alguna vez en la prensa. 
 
Por lo que logró con Manchester United...en las afueras de Old Trafford hay una estatua de él, de Denis Law y de Bobby Charlton, homenajeando aquel magnífico equipo que venció al bicampeón Benfica de Eusebio en la final de la Copa de Europa. También logró un Balón de Oro, con apenas 22 años de edad y seguramente hubiera repetido este trofeo si no fuera por su decadencia, su paso por equipos de menor categoría y su periplo por la liga estadounidense.
 

Su genialidad con la pelota en los pies lo convertía en un verdadero dolor de cabeza para los defensores y su arrogancia futbolística lo posicionaba como una estrella mundial. Nunca se guardó nada e incluso fue capaz de decir que si "hubiera nacido feo, ustedes no habrían oído hablar de Pelé".

En el 2001 fue sometido en una operación de trasplante de hígado, pero a pesar de su delicado estado de salud se le veía a cada rato beber en lugares públicos. Pocos meses antes de su fallecimiento, él mismo pidió que le tomaran una foto para mostrar su deplorable figura con la frase "no mueran como yo".

George Best le dejó al fútbol goles, enganches y jugadas de ensueño y para los que nunca lo vieron jugar el video a continuación es un tributo y homenaje al jugador más importante que parió Irlanda.