Diciembre 1, 2015

José María Marin no ha podido conseguir un millón de dólares para su fianza

Marin, de 83 años, fue arrestado en mayo pasado en Suiza. Posteriormente fue extraditado a Estados Unidos y el 3 de noviembre se declaró no culpable de los cargos de crimen organizado, conspiración para cometer fraude electrónico, y conspiración para lavar dinero.

El juez Raymond J. Dearie le fijó una fianza de 15 millones de dólares, incluyendo un millón en efectivo, además de una garantía corporativa de dos millones, y la hipoteca de un departamento en Manhattan. Todas las garantías tenían que ser presentadas ante la secretaría del tribunal el 6 de noviembre de este año.

La hipoteca del departamento fue entregada, pero los abogados de Marin solicitaron extensiones para entregar el dinero en efectivo y la garantía corporativa.

Un día después de enviar una carta al tribunal diciendo que el exfuncionario brasilero planificaba entregar un cheque por 769.000 dólares y pagar el balance restante antes del 4 de abril. Su abogado, Charles A. Stillman, escribió este martes a la corte para avisar que el balance será saldado antes del viernes.

La más reciente carta de Stillman señala que José María obtuvo una línea de crédito de un banco brasileño, y que espera conseguir la emisión de la garantía corporativa para el viernes, o poco después.

Marin es uno de 14 dirigentes relacionados con el fútbol y con compañías de marketing deportivo acusados de corrupción por el gobierno de Estados Unidos.