Diciembre 7, 2015

¡En la cárcel! Ahí terminó el expresidente de la Federación peruana de Fútbol

Tras ser detenido el viernes en Lima a pedido de la justicia estadounidense, Burga fue trasladado hoy por orden judicial al establecimiento penitenciario de Piedras Gordas II, situado en el distrito limeño de Ancón, en el norte de la capital peruana. 

El director del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), Julio Magán, explicó al Canal N de televisión que Burga está detenido para ser investigado en Estados Unidos por la presunta comisión de los delitos de conspiración de crimen organizado, lavado de activos y fraude electrónico.

Burga permanecerá en prisión el tiempo que sea necesario hasta que se decida si se aprueba su extradición, un plazo que en principio oscilará entre los sesenta y setenta días, dijo Magán.

Antes de ingresar en prisión, el expresidente de la FPF fue trasladado al Palacio de Justicia de Lima para brindar su declaración de ley ante el juez William Lugo, titular del séptimo juzgado penal de Lima.

El exdirigente pasó el fin de semana en un calabozo de la División de Requisitorias de la Policía peruana después de que el viernes por la noche fuera arrestado cuando salía de su casa, en el distrito limeño de San Isidro.

Burga fue incluido el jueves entre los 16 nuevos altos cargos y exdirectivos de la FIFA acusados por la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, de corrupción y de "secuestrar" el fútbol para enriquecerse durante 24 años.

La investigación por sobornos que presuntamente alcanzarían los 200 millones de dólares incluye 92 cargos por delitos que van desde organización mafiosa y fraude masivo hasta blanqueo de dinero, y los acusados, de los que ocho ya se han declarado culpables, se enfrentan a un máximo de 20 años de prisión.

El expresidente de la FPF negó el mismo jueves a medios locales haber recibido sobornos e insistió en que su nombre no aparece en ninguna de las transferencias de dinero incluidas en los documentos de la secretaría de Justicia de Estados Unidos.

Burga se desempeñó como presidente de la FPF entre 2002 y 2014, cuando declinó optar a un cuarto mandato consecutivo bajo sospechas de corrupción y en medio de acusaciones por presuntamente contravenir las normas de la Federación, que solo contemplaban dos reelecciones.

Actualmente ejercía como coordinador general de proyectos de desarrollo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Temas relacionados: