Marzo 2, 2016

Suspendido el PAOK-Olympiakos tras invasión de hinchas en el campo de juego

El Olympiakos ganaba 2-1 a falta de un minuto cuando el árbitro Andreas Pappas envió a los jugadores a los vestuarios después de la invasión del terreno de juego por parte de aficionados del PAOK, mientras se lanzaban bengalas desde la grada. 

La policía tuvo que intervenir para intentar disuadir a los ultras.

Antes del duelo tres aficionados fueron detenidos cuando la hinchada del PAOK se enfrentó a la policía por fuera del estadio Toumba.

En el minuto 59 Marko Silva, entrenador del Olimpiakos, fue alcanzado por un vaso de plástico lleno de agua lanzado desde la grada.

Previsiblemente la federación griega otorgará al Olympiakos, que viene de ganar su 43º campeonato, un triunfo por 3-0.

Tras estos incidentes el PAOK podría recibir una importante multa y jugar sus próximos partidos a puerta cerrada.

Ivan Savidis, propietario del Paok dio declaraciones ante los medios de comunicación pidiendo la destitución del Presidente de la Federación griega de fútbol y repetición del partido con árbitros extranjeros. Si esto no sucede aseguró que no dejará que su equipo juegue el partido de vuelta en Atenas.

Temas relacionados: