Mayo 5, 2016

Juan Pablo Sorín: el argentino más querido por los brasileños

Porque fue capaz de tirarle un caño a Ronaldinho y dejarlo enojado.
 

 

Porque ha sido el mejor lateral izquierdo que ha visto la Selección Argentina en su historia.

Porque se convirtió en ídolo del Cruzeiro.

Porque jugó siempre al lado de Juan Román Riquelme en Barcelona y en el Villarreal que estuvo a un penalti de alcanzar la final de la Champions League.

Porque aunque lateral, siempre pisaba área contraria y también se desempañaba como volante central y extremo.

Se trata de Juan Pablo Sorín, el hombre que inició su carrera en Argentinos Juniors y se retiró ante 60 mil hinchas ‘torcedores' en un amistoso ante el ‘bicho', con Enzo Francescoli y Marcelo Salas, entre otros en su despedida.

 

Fue figura de River Plate ganando cuatro torneos locales (1996, 1997x2 y 1999). Además de conseguir la Copa Libertadores de 1996 y la Supercopa sudamericana en 1997.

Jugó año y medio en Lazio, fue comprado por el Barcelona, pero nunca logró ser importante. Durante una baja, lo pillaron en un concierto saltando sin dolor y de allí pasó al PSG, con el que no perdió ninguno de los partidos que jugó, para luego firmar con Villarreal y a ser grande otra vez, al igual que Juan Román Riquelme.

Pero su época más brillante y su fama, se la debe a la Selección Argentina. Líder, figura, poli-funcional y de total confianza de José Néstor Pékerman. Jugó dos mundiales, en Corea y Japón 2002 y Alemania 2006, quedando de este último eliminado en cuartos de final después de unos dolorosos penaltis contra el anfitrión.

En su despedida no vendió boletas, pero pidió que llevaran alimentos, los cuales fueron entregados a los niños más necesitados. También escribió un libro, los ingresos del cual fueron donados para la construcción de un colegio en Argentina, demostrando así su sensibilidad con los pequeños y su gran humanidad.

Argentina extraña un lateral izquierdo de su talante, Cruzeiro nunca lo olvidará, River Plate lo cobijará como una de sus figuras más respetadas y el resto del mundo simplemente recordará su melena, sus cejas pobladas y su número tres con la camiseta ‘albiceleste'.

 

Temas relacionados: