Octubre 7, 2016

Exjefe de Federación de Fútbol de Costa Rica se declaró culpable por corrupción

Li,
presidente de la Fedefut desde 2007 hasta su arresto en Zurich en mayo de 2015,
se declaró ante la jueza culpable de aceptar más de medio millón de dólares en
sobornos a cambio de otorgar derechos de transmisión de partidos de la
selección de Costa Rica para el Mundial-2022 y para celebrar amistosos, entre
otros.

Li,
que también integró el comité ejecutivo de la Concacaf hasta su detención, ha
sido acusado de 14 delitos, y se declaró culpable de tres. Cada uno conlleva
una pena máxima de 20 años de cárcel.

El
exnúmero uno del fútbol de Costa Rica dio a la jueza jugosos detalles de los
sobornos aceptados al leer una declaración en español, traducida
simultáneamente al inglés por una intérprete.

"Yo
acepté recibir un soborno por 500.000 dólares y de hecho recibí 300.000 por
este contrato" que otorgaba a la empresa Traffic de Miami los derechos
para transmitir partidos clasificadores para el Mundial de Qatar-2022, explicó
un serio Li, vestido de traje y corbata oscura, a la jueza Pamela Chan.

El
dinero fue pagado por la empresa a una cuenta en Florida de un amigo de Li a
quién éste debía dinero por una transacción inmobiliaria.

"Una
persona que vivía en Florida (...) me pagó sobornos para que Costa Rica jugara
amistosos que él organizó. Acepté decenas de miles de dólares de esta persona
para autorizar estos amistosos", dijo.

Li
contó asimismo que aceptó un soborno de 500.000 dólares de intermediarios de
una empresa estadounidense que sería auspiciante de los nuevos uniformes de la
selección de Costa Rica, y que finalmente recibió un pago de 230.000 por este
contrato en 2014 y 2015.

"Esos
pagos de sobornos no fueron declarados a la Fedefut, a la Concacaf o a la Fifa.
Yo sé que estuvo mal de mí aceptar estos pagos no declarados", dijo Li.

También
precisó que se apropió indebidamente de 90.000 dólares de dinero de la FIFA y
del comité organizador local destinados a planificar y llevar a cabo el Mundial
femenino Sub-17 en Costa Rica en 2014.

Li,
de 57 años, fue arrestado en Zurich en mayo de 2015, dos días de asumir un
cargo en el comité ejecutivo de la FIFA. El 18 de diciembre pasado fue
extraditado a Estados Unidos. En un principio se había declarado inocente de
todos los cargos.

Por
ahora seguirá bajo arresto domiciliario como desde marzo, cuando pagó una
fianza de 5 millones de dólares.