Noviembre 23, 2016

Exfutbolista británico acusó a un entrenador de haberlo agredido sexualmente

Paul Stewart, que pasó por el Tottenham, Liverpool y Mánchester City, explicó haber sido agredido en varias ocasiones hasta los 15 años.

"Las cicatrices mentales que eso me dejó me llevaron al alcohol y a la droga", explica el hoy padre de tres hijos. "Quiero que la gente se dé cuenta de hasta qué punto es difícil contar todo esto".

Su testimonio se une al de los exjugadores del Crewe Alexandra (hoy en 4ª division), Andy Woodward (43 años) y Steve Walters (44 años), que realizaron revelaciones similares en el Guardian en los últimos días.

Woodward contó al periódico británico haber sido agredido durante varios años por su entrenador Barry Bennell, condenado por agresiones a chicos jóvenes en Inglaterra y Estados Unidos.

Según la policía, seis personas contactaron con ellos para contar sus casos tras las palabras de Woodward, difundidas la semana pasada.

"Durante muchos años guardé el secreto, pero ahora debo hacerlo público. Es la única manera (...) me ayudará a seguir adelante", afirmó por su parte Walters, también agredido por Bennell.

Una de las principales asociaciones de protección de la infancia del país, la NSPCC, reclamó que el gobierno y las organizaciones deportivas trabajen juntas para establecer políticas de prevención eficaces.

La Federación inglesa (FA) creó una línea telefónica para que los exjugadores puedan denunciar los abusos.

En un comunicado conjunto con la Premier League, la FA saludó la "valentía" de Woodward.

Temas relacionados: