Diciembre 10, 2016

Atentado terrorista en cercanías al estadio del Besiktas de Turquía

"Desgraciadamente, tenemos mártires y heridos",
anunció Erdogan en un comunicado, sin aportar cifras. "Hemos asistido,
esta noche en Estambul, a la manifestación más horrorosa del terrorismo",
dijo el mandatario, refiriéndose a los dos ataques en las inmediaciones de un
estadio y en un parque cercano.

Un coche bomba apuntó contra un autobús de la policía cerca
del estadio del equipo de fútbol del Besiktas, tras un partido contra el
Bursaspro, precisó el ministro de Interior, Süleyman Soylu.

Una segunda explosión, "que parece ser obra de un
kamikaze", sacudió el parque vecino de Maçka, indicó Soylu, que denunció
un "plan absolutamente abominable".

Según un balance inicial del ministro, unos 20 policías
resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales cercanos.

El ataque doble sacudió un turístico barrio de Estambul,
situado entre la emblemática plaza Taksim y el antiguo palacio imperial de
Dolmabahçe, en la orilla europea de la megalópolis turca.

Tras la explosión, las autoridades cortaron rápidamente todos
los accesos al barrio del estado, en los alrededores del cual decenas de
policías, con metralleta en bandolera o pistolas, impedían el paso, mientras
que un helicóptero sobrevolaba el área.

Decenas de ambulancias llegaron al lugar mientras que otras
se alejaban con heridos a bordo, constató un periodista de la AFP sobre el
terreno.

Un agente de seguridad desplegado en un edificio cercano al
estadio contó haber oído "dos explosiones en un intervalo de menos de un
minuto", seguidas de "disparos".

Oleada de atentados

Un testigo de la explosión que pidió el anonimato dijo haber
visto "trozos de cuerpos volando".

Otro periodista vio un autobús municipal, utilizado para
transportar policías, cuyos cristales habían saltado en pedazos.

"Terroristas (...) atacaron a nuestras fuerzas de
seguridad heroicas, que garantizaban la seguridad de nuestros seguidores y de
los seguidores del equipo visitante Brusaspor (...) Nos levantaremos contra
estos cobardes", reaccionó el club de Besiktas en un comunicado.

Las autoridades prohibieron la difusión de imágenes
relacionadas con el ataque, una medida que adoptan tras cada atentado.

Según la agencia de prensa gubernamental, Anadolu, la
fiscalía antiterrorista de Estambul abrió una investigación de la explosión.

Turquía ha sido objeto de numerosos ataques vinculados con la
rebelión separatista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) o
atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico (EI), principalmente en Estambul
y Ankara.

El PKK y una organización disidente conocida por el nombre de
TAK suelen atacar vehículos de la policía.

Dos anteriores atentados contra autobuses de policía dejaron
decenas de muertos este año en Ankara.

Cuatro turistas murieron y 36 personas resultaron heridas
cerca de la plaza Taksim, en la célebre avenida Istiklal, en un atentado
suicida ocurrido en marzo y reivindicado por el grupo EI.

Las autoridades también afirmaron que los yihadistas fueron
los responsables de un atentado que dejó 47 muertos el pasado junio en el
aeropuerto Atatürk de Estambul.

Miembro de la coalición internacional que combate al grupo EI
en Siria e Irak, Turquía inició en agosto una ofensiva en el norte de Siria
para empujar a los yihadistas hacia el sur.

Ante el riesgo de atentados en Estambul, Estados Unidos ordenó
la evacuación, en octubre, de las familias de los empleados de su consulado en
esa ciudad.

La embajada de Estados Unidos en Ankara condenó en Twitter un
"ataque cobarde" y aseguró que estaba "al lado del pueblo turco
contra el terrorismo".

Por su parte, el presidente del Parlamento europeo, Martin
Schulz, expresó su "solidaridad con los ciudadanos turcos, con las
familias de las víctimas del ataque de Estambul".

Temas relacionados: