Diciembre 12, 2011

Javier Aguirre seguirá dirigiendo al Zaragoza

Iglesias ha reafirmó ante la Junta General del club que Aguirre es el mejor entrenador que puede tener el equipo, pese a que los resultados que está obteniendo hasta la fecha son "nefastos".

Sin embargo, afirmó que, tanto los jugadores como el técnico, tienen su apoyo "total" porque sabe que son capaces de solucionar el problema.

"Desde el partido de Pamplona está siendo un calvario. Vamos a arropar al técnico y a los jugadores porque no podemos hacer otra cosa y en enero vamos a traer fichajes que sepamos que van a funcionar desde el primer momento pues los resultados deportivos obligan a fichar jugadores", añadió.

Agapito Iglesias declaró que Aguirre es el mejor entrenador que puede tener el club, pero que no le están saliendo las cosas bien y que jamás se ha puesto en duda su capacidad.

Además, señaló que la sociedad que preside no se encuentra en quiebra técnica sino en un proceso concursal.

"Existe una deuda grandísima y tenemos que acomodarnos a la nueva situación", ha explicado el dirigente zaragocista, que ha añadido que el club camina "en la dirección correcta para intentar alcanzar un resultado positivo".

Según las previsiones del presidente, dicho resultado deberá conseguirse en la temporada 2011-12 y ascender en las siguientes debido, sobre todo, a que entrará en vigor el nuevo contrato de derechos audiovisuales que reportará siete millones de euros respecto de los niveles de ingresos actuales, que se incrementarán en temporadas sucesivas.

Igualmente, indicó que en dicho contrato no se cuantifican los derechos televisivos en Segunda División.

Para Iglesias, una de las razones de la deuda del club, que asciende a 145 millones de euros según los administradores concursales, se debe principalmente al último descenso a Segunda, aunque no es la única.

"Cuando se tomó posesión del club había setenta millones de deuda. Cada año los clubes dependen más de los ingresos televisivos y el último descenso, en la temporada 2007-08, afectó a una cifra de endeudamiento que no pudimos frenar.

Además, se tomó la determinación de mantener en Segunda una plantilla que podía haber competido en Primera para poder ascender lo más rápido posible", explicó el dirigente zaragocista.