Febrero 7, 2012

Josep Guardiola sabe cómo contrarrestar al agresivo Valencia

"A la gente solo quiero decirle que, aunque hayamos ganado muchos títulos, estos jugadores quieren llegar a una nueva final. Nosotros nos presentaremos este miércoles para intentar hacerlo. Los valientes que quieran acompañarnos, serán bienvenidos", manifestó.

Guardiola tiene en duda para este partido de Iniesta, Pedro y Sergio Busquets. La plantilla hará un último entrenamiento antes del partido. "Después acabaremos de perfilar la convocatoria, porque es un partido muy exigente y necesitamos gente en plenas condiciones", explicó.

El técnico del conjunto azulgrana, que negó ocultar información sobre el estado de los lesionados para despistar al contrario, adelantó que "si este miércoles fuera una final, ninguno de ellos (los tocados) se lo perdería", pero que al no ser así, puede permitirse reservar a alguno de sus efectivos para la visita liguera al campo de Osasuna.

En este sentido, negó ocultar información sobre el estado de los lesionados.

A Guardiola no le da miedo un Valencia que vendrá al Camp Nou a plantear un partido agresivo, tal como anunció su técnico, Unai Emery. La mejor receta para contrarrestar eso es tener la posesión del balón: "Nosotros intentamos conectarnos a través de la pelota. Es la mejor manera de desordenar al contrario".

Regar el campo ayuda a lograr este objetivo, pero el de Santpedor adelantó que quizá no pueda hacerse en esta ocasión, "porque si mañana hace mucho frío el césped se helará, como ocurrió contra la Real Sociedad".

Emery ordenó no regar el césped de Mestalla en el partido de ida y Guardiola se quejó. Este martes pidió disculpas por ello y reconoció que "en su casa, cada cual puede hacer lo que quiera".

El entrenador barcelonista no ve un partido de 0-0, por lo tanto entiende que, para hacer valer el 1-1 de la ida, su equipo tendrá que ganar.

Mejor hacerlo en el tiempo reglamentario, porque si hay prórroga y penaltis, los jugadores azulgranas tendrán que enfrentarse al temido Diego Alves, un guardameta que tiene más de un 60 por ciento de acierto a la hora de parar penas máximas.