Febrero 16, 2012

Barcelona negó que Josep Guardiola tenga castigado a Gerard Piqué

"No hay ninguna preocupación", dijo Freixa al ser preguntado este jueves sobre la decisión del técnico de dejar en la grada al defensa. "Lo que existe es plena confianza en el técnico, los jugadores y la gestión del vestuario. No le damos ninguna importancia".

Sin embargo, la imagen de un Piqué con semblante serio, sentado en la grada del frío BayArena en el partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, un encuentro clave para un equipo que pretendía recuperar la regularidad tras varios titubeos, fue interpretado por la opinión pública como un aviso al jugador.

Pero la inestabilidad en el juego del zaguero fue una de las constantes en esta temporada. Pilar fundamental del juego colectivo del vigente campeón de Europa, Piqué combinó en este curso partidos brillantes, la mayoría en los grandes envites, con actuaciones menos acertadas, como en el último choque ante Osasuna, derrota mediante.

"Son circunstancias de la temporada", opinó Freixa, resaltando que en ocasiones hay jugadores "que están en el banquillo, otros en la grada... es plenamente normal".

Pero lejos de ser una imagen de normalidad, el regreso en avión de la expedición azulgrana dejó una anécdota que dio paso a todo tipo de lecturas. En un momento durante el vuelo, una cámara de la televisión autonómica TV3 captó una conversación entre el padre del defensa, Joan Piqué, y el director de relaciones externas del club, Manel Estiarte.

Los responsables de comunicación del club instaron no emitir la charla a TV3, alegando que no se podía grabar en el avión y que la charla, que duró veinte minutos, se trataba solo de un encuentro informal y podía llevar a malinterpretaciones.

Y es que desde el club se insiste en negar cualquier inquietud por la vida extradeportiva de los integrantes del vestuario culé, especialmente de Piqué, uno de los más mediáticos y pareja de la reconocida artista colombiana Shakira.

"Además, el técnico ya lo respondió el otro día", recordó Freixa, remitiéndose así a las palabras de Guardiola tras el partido ante Osasuna, ante cualquier tipo de especulación sobre un castigo a su pupilo. "Piqué no tiene razones para estar enfadado, sabe que le quiero. Para nosotros es intocable", dijo Pep, restando importancia al episodio.

También poco relevante se considera, desde la junta directiva, que el técnico esté alargando tanto la decisión de renovar su contrato con el club, que finaliza esta temporada.

"¿Inquietud? En absoluto. Hay plena confianza en el técnico, en los jugadores y en el transcurso de la temporada que está siendo buena en líneas generales. Y aun puede ser mejor", concluyó Freixa.

Y ante la insistencia en las preguntas de los periodistas, finalizó: "De verdad que no existe inquietud, sino plena confianza en el modo en el que el entrenador gestiona. Ya nos dijo que confiáramos en él, que él sabe lo que está haciendo".

Temas relacionados: