Marzo 3, 2012

Málaga y Rayo apretaron el paso en su lucha por cupo a competencias europeas

El conjunto del chileno Manolo Pellegrini, que reactivó a su equipo en el segundo tiempo, acabó con su sequía de triunfos como visitante (1-3). No ganaba fuera el conjunto andaluz desde el 21 de noviembre, cuando superó al Racing en Santander.

Juan Rodríguez, a los veinte minutos, ya pudo adelantar a los locales. Pero tiró alto. El equipo madrileño arrinconó al Málaga en su campo. Aunque careció de pegada el once de Luis García en los metros finales.

Sin embargo, el bloque de Pellegrini tuvo su opción. Santi Cazorla fue la gran amenaza para el Getafe. Solo cuando el internacional transitó con el balón la acción tenía peligro. Un saque de falta suyo, cabeceado por el venezolano Salomón Rondón, obligó a una gran parada de Miguel Ángel Moyá, en su única acción de mérito de la primera parte.

El Getafe, que lo buscó, se adelantó al borde del descanso, en una gran galopada de Varela. Llegó hasta la línea de fondo y lanzó un centro que aprovechó Diego Castro para batir al argentino Willy Caballero.

Buscó la reacción Pellegrini con un doble cambio en el intermedio. Isco, desaparecido, y Recio dejaron su sitio a Joaquín y el portugués Eliseu Pereira.

El Getafe tuvo el 2-0 en las botas de Dani Güiza, que, con Willy batido, tiró al larguero un estupendo centro de Juan Rodríguez.

Pero un zapatazo de Eliseu desde fuera del área, con la derecha, entró por la escuadra de Moyá y llevó el empate al partido, que cambió de panorama.

La jugada le salió bien al técnico chileno. Con poco situó el duelo donde había querido. Eliseu y Joaquín reactivaron al Málaga, que dio la sensación de ir a por el partido a pesar de la variación conservadora por la que optó después. La entrada del argentino Martín Demichelis en lugar del uruguayo Seba Fernández.

El Getafe perdió el orden, sobre todo en ataque. Y el cuadro andaluz no lo aprovechó hasta el tramo final. Con otro misil, esta vez ejecutado por el francés Jeremy Toulalan, que hundió al cuadro madrileño. Cazorla puso el brillo al final. Con un toque de clase, también desde lejos. Un gol de talento que selló el aposento del bloque andaluz a plena zona de Liga de Campeones.

En otro juego, Rayo y Racing se vieron las caras por cuarta vez esta temporada con el recuerdo reciente para los franjirrojos de la eliminación copera en Vallecas en la eliminatoria de dieciseisavos de final.

El partido se puso de cara para los locales nada más comenzar, puesto que el Racing se quedó con diez jugadores a los dos minutos por expulsión del portero Toño, quién derribó a Diego Costa fuera del área cuando era el último hombre.

Pese a la ventaja numérica sobre el campo, los cántabros se adelantaron en el marcador seis minutos después con un tanto de Marc Torrejón, que lanzó un disparo con la pierna izquierda dentro del área tras una prolongación del uruguayo Christian Stuani al saque de una falta.

Al Rayo se le vio dubitativo en la circulación del balón y, pese a llevar la iniciativa ofensiva, el Racing pudo ampliar en la siguiente jugada su ventaja en una acción colectiva que terminó con un disparo de Jairo Sampeiro y que repelió el guardameta Joel.

El conjunto cántabro aprovechó un error de la defensa local en el minuto 25 para marcar el segundo por medio de Gonzalo Colsa, quién recibió un balón a la espalda de los centrales rayistas y solo ante el portero picó el esférico al fondo de las mallas.

La reacción del Rayo llegó a los 43 minutos cuando Tito centró a pie cambiado y Michu cabeceó a la media vuelta con un remate ajustado al palo de la portería defendida por Mario, recortando distancias para los locales.

En la segunda mitad el Rayo acrecentó su dominio sobre el Racing y pudo marcar en un par de ocasiones de Diego Costa y Piti, aunque la falta de acierto de los delanteros rayistas impidió la igualada hasta el minuto 63, cuando Michu aprovechó un rechace de Mario a disparo de Diego Costa para anotar el segundo.

La remontada local llegó cuatro minutos después por medio de Raúl Tamudo, quién remató de cabeza en el área pequeña un centro desde la derecha.

El Racing acusó en los instantes finales el bajón físico de jugar con un hombre menos, aspecto que aprovechó el Rayo para jugar al primer toque y redondear la goleada con un tanto de Piti en el minuto 72.