Abril 9, 2012

Guardiola pide menos sonrisas y más sacrificio en el Barcelona

"A mis jugadores les he dicho que, de aquí a final de temporada, tienen que sonreír poco y correr más", explicó Guardiola, para quien arrebatarle esta liga al conjunto blanco sigue siendo "prácticamente imposible".

El técnico del conjunto catalán recordó que "nadie en la historia de la Liga le ha remontado jamás diez puntos al Real Madrid" y que los cuatro que los de Jose Mourinho aun tiene de ventaja "siguen siendo muchos, muchísimos".

Guardiola insistió en que, para reducir la distancia con el líder, su equipo ha tenido que encadenar ocho victorias y que probablemente tenga que ganar los siete partidos que quedan si desea tener alguna opción.

"Tendríamos que ganar quince partido seguidos. Sí, lo hemos hecho una vez, pero la estadística dice que es más probable que no lo consigamos", apuntó.

El preparador catalán, que este lunes protagonizó una rueda de prensa más áspera y vehemente de lo que en él es habitual, lamentó que todo el mundo crea "que ya está todo hecho" y advirtió que aun queda mucho campeonato.

"Lo que nos espera será mucho más duro de lo que hemos vivido. Pero mucho más", aseguró Guardiola, quien puso como ejemplo la "situación crítica" que atraviesa el equipo en defensa, tras las últimas lesiones de Piqué y Alves, a quienes prácticamente descartados para este martes.

"Solo tengo tres defensas, tres del primer equipo. Para jugar un partido cada tres días", subrayó el técnico, a quien le hace gracia escuchar que el Madrid ya siente la presión de notar al Barça más cerca en la tabla.

"La gente olvida contra quién competimos. Y si algo tiene ese equipo es orgullo y amor propio", destacó Guardiola, a quien no le interesan "las matemáticas a 600 kilómetros" sino "pensar únicamente en cómo ganar el siguiente partido".

"Este martes, toca el Getafe, un equipo que siempre nos causa problemas. Que tiene jugadores como Miku y Diego Castro, una buena estructura defensiva, con Casquero, con un buen portero. Si nos dedicamos a rascarnos la barriga, nos ganarán y ¿entonces qué?", se preguntó.

Guardiola hizo extensibles todos estos argumentos a la eliminatoria de semifinales de la Liga de Campeones ante el Chelsea, a quien cree que se le está faltando al respeto al darle ya por desahuciado.

"El Chelsea nos puede eliminar, señores. Son capaces de todo. Nosotros, bien escondidos y a trabajar. Humildes, poco a poco", concluyó.