Abril 27, 2012

Este es ‘Tito’ Vilanova, el nuevo DT del Barcelona

El secretario técnico, Andoni Zubizarreta, argumentó que Vilanova expresa todos los valores que el Barça de Guardiola ha defendido en los últimos años.

El secretario técnico bromeó en la sala de prensa del Camp Nou, donde se ha anunciado el adiós de Josep Guardiola, que después de dos años por fin había dado una noticia, la de la elección de Vilanova, aunque en realidad el anuncio oficial lo ha hecho el presidente, Sandro Rosell.

razonó la decisión de contar con Vilanova en el hecho de que el club siempre mira dentro para ver qué tiene, antes de salir al mercado. "Cuando necesitamos a un jugador miramos hacia abajo, en casa. Pues miremos en casa: Tito. Es fácil.

Tiene sus riesgos, pero nos abrocharemos los cinturones y volveremos a disfrutar mucho", ha garantizado.

Zubizarreta quiso dar ánimos a los barcelonistas acogiéndose a una máxima que lanzó Guardiola cuando tomó las riendas del primer equipo y dijo: "Saldrá bien".

El ejecutivo azulgrana explicó que el pasado mes de octubre Josep Guardiola le anunció a él y a Rosell que no estaba por la labor de renovar un año más, debido a que no se sentía con suficientes fuerzas para continuar.

"Cuando Pep nos dijo en el mes de octubre que estaba pensado en no seguir, quise no creerme la noticia, pero empezamos a trabajar en la posibilidad de que eso fuese verdad. Y empezamos a trabajar en el perfil del sustituto", relató Zubizarreta.

"Pep me decía que lo importante era la idea, el juego, el principio que nos hace diferentes y las características de cómo queremos que se desarrolle el juego, con la implicación de los jugadores de la casa. La pregunta entonces era: ¿Quién podía sustituirle? La vida tiene que continuar y él ha sido generoso conmigo para darme las pistas suficiente", añadió.

Para decidir el recambio, Zubizarreta quiso contar con un nuevo entrenador que reuniese carácter, estilo, personalidad, tranquilidad y compromiso con el club. "Y conocer la problemática de la entidad, porque hay pasillos complejos. Un día le dije a Pep: ¡Tito! Y desde ahí empezamos a trabajar".

"¿Y por qué Tito? Porque representa todo eso: la idea, la preparación y el análisis. Somos un equipo que no es que pongamos horas para preparar los partidos, es que sacrificamos las horas de dormir para eso. Y nosotros necesitamos esa implicación.Y ¿quién nos la podía dar? Pues Tito: preparación, calificación, capacidad de poderlo hacer, compromiso, personalidad para poderlo llevar a cabo, personalidad para poder estar aquí", enumeró.

"Tito, diferente a Pep, pero Tito.  sí que he dado un titular, ¿no?", bromeó Zubizarreta, que aseguró que el Barça no se olvida de la temporada: "Tenemos a unos que van de rojiblanco que van lanzados", dijo en referencia al Athletic Club, con quienes disputarán la final de la Copa del Rey.

Posteriormente, Zubizarreta felicitó al Athletic y Atlético de Madrid por haber alcanzado la final de la Liga Europa, que se jugará en Bucarest el 9 de mayo.

¿Quién es Tito Vilanova?

Tito Vilanova (Bellcaire, Girona, 1969), un tipo caracterizado por estar siempre alejado de los focos mediáticos, salta por tercera ocasión al epicentro de todas las miradas, aunque, por primera vez, lo hace de forma voluntaria.

La primera ocasión fue el pasado agosto, cuando durante la disputa de la Supercopa de España el técnico del Real Madrid decidió dirigir su dedo directamente al ojo de Vilanova, durante una trifulca en el césped del Camp Nou.

"¿Pito? ¿Pito Vilanova? No conozco a ningún Pito", espetó con sarcasmo Jose Mourinho en rueda de prensa, minutos después de haberle agredido. Y es que en efecto, si algo ha caracterizado a Vilanova es la discreción, siempre en segundo plano, pese a que Guardiola lo ha considerado clave en muchas de sus exitosas decisiones.

La relación entre ambos se remonta a 1984, en el corazón sentimental del barcelonismo, La Masia. Mamaron ambos de una filosofía que han trasladado hasta su actual etapa en el Barça, basada en el respeto por el balón por encima de todas las cosas.

Entre las paredes de antigua La Masia, Tito y Pep, dos años mayor el primero, cuajaron una amistad forjada en la llamada pandilla de los 'golafres' (glotones), dada su predilección por los manjares copiosos. En ese grupo había también otros dos componentes del actual cuerpo técnico, Jordi Roura y Aureli Altimira.

Sus caminos se unieron, aunque no sus destinos a corto plazo. Mientras la carrera de Pep se catapultaba hacia el Camp Nou, donde acabaría siendo uno de los líderes del 'Dream Team' de Johan Cruyff, Vilanova no pasó del filial azulgrana.

En la temporada 1988-1989 militó en el Barça B junto a entonces promesas como Ferrer, Carles Busquets y Guillermo Amor. Pero, a diferencia de ellos, al año siguiente abandonó el club fichando por el Figueres, escuadra de segunda división catalana en la que estuvo hasta 1992, cuando fue contratado por el Celta de Vigo.

Vistió los colores del Badajoz, el Mallorca, el Lleida, todos de segunda división, así como del Elche y el Gramanet, de Segunda División "B", equipo donde se retiró en 2002.

Pero su mejor destino estaba aún por llegar. Aparcó las botas y agarró la pizarra. Su primer equipo fue el Cadete B del Barcelona, conjunto donde tuvo a sus órdenes a jóvenes promesas como Gerard Piqué, Cesc Fàbregas y Lionel Messi. Un equipo invencible ya entonces, que fue todo un trampolín en su carrera como técnico.

Pasó a entrenar al FC Palafrugell, después al Figueres, Terrasa FC y finalmente, en 2007, el Barça B, flanqueando a Guardiola, hasta que al año siguiente ambos tomaron las riendas del primer equipo.

Ahí llegaron dos Copas de Europa, tres Ligas, una Copa del Rey, tres Supercopas de España, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes. Pero también el momento más complicado de su vida, cuando el pasado noviembre fue intervenido de la glándula parótida. Todo un golpe para un vestuario ya tocado por el cáncer de Abidal.

Precisamente, su estado físico y la recuperación de su enfermedad se barajaban como una de los posibles causas de la no continuidad de Pep en el banquillo. Pero en el adiós del técnico, el presidente Sandro Rosell ha sorprendido al anunciar que Tito será su sustituto.

Vilanova, aquel al que como jugador apodaban 'El Marqués', tiene a sus 42 años el reto de prolongar el ciclo victorioso de un Barça tocado por el adiós de su líder espiritual y un final de temporada irregular. Lo hará con algunos de los que fueron sus discípulos en sus primeros pasos como técnico. La columna del que será el Barça del mañana. El Barça de Tito Vilanova. 

Temas relacionados: