Junio 17, 2012

Joan Laporta: "Estoy preparado para volver a ser presidente del Barça"

"Es un pensamiento y es una reflexión que hice. Estoy preparado para volver a ser presidente del FC Barcelona... si pienso que lo tengo que hacer en el momento en que se plantee esta posibilidad", argumentó.

"Es una reflexión que hice al final de la temporada, tras analizar cómo estaba yendo todo y cuando tuve una percepción clara que la actuación de la actual junta directiva está obsesionada en destruir lo que hicimos.Y como estoy muy orgulloso del modelo de Barça que construí, ante la pregunta de si me volveré a preguntar, respondo: 'Sí, me lo estoy planteando'", añadió.

El que fue presidente del Barcelona desde el 2003 al 2010 tiene ocupada su vida en la profesión de abogado, que ejerce desde hace veinticinco años, la de diputado en el Parlamento catalán y la de concejal en el Ayuntamiento de Barcelona.

Justamente hace dos años que Sandro Rosell logró la presidencia del Barcelona, que significó el final del mandato de Laporta, quien hasta el 30 de junio del 2010 realizó el traspaso de poderes, inicialmente resuelto con gran armonía aunque pocos meses después la actual junta interpuso una acción judicial contra el último equipo directivo.

"Cuando acabé mi etapa como presidente no tenía previsto volver y quería hacer de expresidente, y molestar lo menos posible; servir al club, si el presidente lo requería.

Pero si resulta que llega una junta directiva y un presidente que se dedica a destruir todo lo que hicimos nosotros, cuando les dejamos un Barça que estaba muy bien... lo que no nos podíamos esperar era esta obsesión por destruirnos y todo lo que hicimos", enfatizó.

Laporta aseguró que como culé "quiero que sigamos ganando", y que tiene la sospecha de que la actual junta "no cree en el modelo que les entregamos y no cambiaron en lo deportivo porque no se atrevieron o porque podían crear desequilibrios"."Sin Guardiola el modelo deportivo queda desvirtuado, ya que aún había más recorrido con él.

Afortunadamente, la decisión de continuar con Tito Vilanova otorga continuidad del modelo", precisó.

Laporta no teme que pueda sufrir un rechazo de la masa culé después de la cantidad de socios que votaron en el 2009 a favor de una moción de censura contra su junta, que finalmente no prosperó, además de las consecuencias que generó la acción de responsabilidad, en la que se puso el acento desde el club en una anterior junta que, supuestamente, había dilapidado el dinero.

"Hay unos hechos objetivos. La gente percibió que fue un intento indecente de perjudicar nuestra reputación.

La gente acabó viendo nuestra gestión y los contratos que dejamos para hacer viable este club. Quizá fue una rabieta de estos niños mal criados. Se equivocaron.

Tuvieron una oportunidad de oro para unir el barcelonismo. Al final, han acabado siendo gente que está resentida y que son inmaduros", aclaró.

Laporta se ha mostrado disgustado por la marcha de Guardiola y las consecuencias que cree que impidieron que se quedara. Cree que en ocasiones el ya ex técnico debió ejercer de presidente y realizar unas funciones que no le correspondían.

"Guardiola ha sido más que un entrenador. La relación entre el Barça y Guardiola fue una de las historias más bellas que se escribieron en la institución", apuntó.

"fue una decisión personal y hay que respetarla.Los buenos momentos son efímeros y el sufrimiento es constante. Entiendo el desgaste, pero creo que si durante la temporada se hubiesen hecho según qué cosas y se hubiese ayudado a que Guardiola no se hubiese sentido tan vacío... por ejemplo, cuando se acusó al vestuario de dopaje; el presidente tendría que haber salido al día siguiente de forma contundente", acotó.

"Nosotros lo hicimos cuando 'Le Monde' nos vinculó con personajes extraños. Les metimos una demanda y la ganamos porque afectaba a la honorabilidad de los jugadores y a la institución.

Y no como ahora, haciendo equilibrios, surfeando... teniendo al entrenador preocupado.Pep hizo funciones que no le correspondían", insistió.

Para Laporta, el presidente del Barcelona debe tener un perfil con las espaldas anchas y tener mucha decisión: "Tienes que cargarte la presión para evitar que el vestuario pueda salir perjudicado".

"La gente ya vio que los actuales dirigentes del club tiene muy poco de auténticos. Que hay una cierta hipocresía, y unas ganas de esconder lo que hicimos... la gente lo percibió.

Las elecciones cuando se convoquen, ya hablaremos. Ojalá no se avancen porque si es así significaría que las cosas no van bien", concluyó.