Agosto 2, 2012

Atlético de Madrid y Espanyol, inconformes con los horarios de la liga española

El calendario de las tres primeras jornadas establece un abanico de horarios que oscila entre las 12:00 y las 23:00, con otros fijados para las 16:00, las 18:00, las 19:00, las 20:00, las 21:00 y las 22:00.

El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, pidió la renuncia de los dirigentes de la LFP y advirtió que su equipo hará "todo lo posible" por no jugar el lunes 27 de agosto a las 22 horas locales ante el Athletic, ya que el siguiente viernes afrontan el choque de la Supercopa de Europa y dispondrán de menos tiempo de recuperación que el Chelsea.

Cerezo dijo a la 'Cadena Ser' que es "una aberración lo que están haciendo con los horarios". "No sólo es el Atlético de Madrid, somos más de la mitad de la Liga los que estamos hasta las narices de estos horarios", subrayó.

Por su parte el presidente del Espanyol, Ramon Condal, lamentó el horario del primer partido de Liga entre el club catalán y el Mallorca previsto para el sábado 18 a las 23.00 horas, que calificó de "fatal porque se acaba a la una de la madrugada y pierdes un día, es nefasto, no podrían hacerlo peor".

A su vez la Asociación de Federaciones Españolas de Peñas de Fútbol (AFEPE) calificó los horarios de "totalmente disparatados" y exigió "respeto" para las aficiones.

En un comunicado, AFEPE indicó que los aficionados están pagando "la sin razón y la falta de criterio" por parte de los clubes en la negociación de los contratos televisivos y en el establecimiento de los horarios.

Entre los jugadores, el centrocampista argentino Franco Zuculini, del Real Zaragoza, se tomó con buen humor arrancar la temporada a las 23.00 (21:00 GMT), a pesar de no haber jugado nunca a esa hora: "a lo mejor me gusta y pido jugar todos los fines de semana a esa hora, pero es raro".

La disparidad de horarios se atribuye a que los derechos televisivos se reparten entre dos grupos enfrentados, Prisa TV y Mediapro. Además, muchos clubes están en desacuerdo con la distribución de los derechos televisivos, cuya tajada mayor se llevan el Barcelona y el Real Madrid.