Octubre 22, 2012

Riki afirmó que el Deportivo de la Coruña demostró casta ante el Barcelona

"Si no competimos, somos un equipo que sufre. Sabemos que tenemos jugadores desequilibrantes y un buen equipo y hay que quedarse con eso, que, cuando queremos, podemos", manifestó en una rueda de prensa.

"El sábado tenemos un partido muy complicado frente a un equipo que juega muy bien al fútbol, que genera peligro y en casa está muy fuerte, pero tenemos que conseguir tres puntos porque son vitales", agregó el atacante madrileño.

Riki insistió: "Cuando el equipo compite se ven muchas cosas" en el terreno de juego, algo que quedó reflejado en el encuentro con el Barcelona, en el que los coruñeses encajaron tres goles antes del minuto 20.

"El plan que teníamos se fastidió a los dos minutos. En veinte minutos, con 0-3, se puso el partido muy complicado. En esas situaciones, el que está dentro del campo tiene que seguir luchando, nos pusimos 2-3, luego apareció el de siempre (Messi) y nos complicó aún más", explicó el jugador formado en el Real Madrid.

El atacante reconoció que al equipo le "faltó intensidad" en el arranque del partido con el Barça, en el que los jugadores de José Luis Oltra estuvieron "ordenados, pero sin cometer faltas, sin apretar, sin agresividad".

"Luego se vio esa casta, raza y competitividad y, con tantos goles, la gente se divirtió, pero el resultado no fue acorde a lo que queríamos, aunque hacerle cuatro al Barcelona es complicado y la pena es que sirvió de poco", dijo.

Riki optó por pasar página al encuentro con el Barcelona para centrarse en el siguiente compromiso, el clásico con el Celta, un partido en el que los deportivistas necesitan poner fin a una serie de cuatro derrotas consecutivas y siete partidos sin ganar.

"Hay que centrarse en ganar el derbi, un partido muy especial. Hay que ganar sí o sí. Nos enfrentamos a un rival que en casa es muy fuerte, que arriba tienen jugadores desequilibrantes y nosotros vamos con la intención de sumar porque no queda otra", apuntó.

Del Celta, Riki destacó sus "incorporaciones en banda, que son muy interesantes", y también su fortaleza en casa, donde solo se escapó con los tres puntos el Málaga.
"Somos conscientes de lo que nos jugamos, estamos en una situación que no nos gusta y somos los responsables de sacar esto adelante. Los veteranos tenemos que inculcar al resto la trascendencia que tiene este partido", declaró.

El jugador abogó por controlar "la adrenalina" que hay en este tipo de encuentros y expresó su deseo de que sea una "fiesta" sin incidentes.

"Yo soy deportivista, no anticeltista. No le deseo ningún mal al Celta, pero está claro que los colores tiran y, cuando jugamos contra ellos, quiero ganar", señaló.