Diciembre 16, 2012

Real Madrid empató 2-2 con Espanyol y se aleja del título

El equipo de José Mourino cedió puntos en su casa y ahora ve como se aleja la posibilidad de lograr un título más de liga.

El Real Madrid comienza a mostrar un aspecto ‘tibio' en una competición que siente perdida. Los impulsos lo levantaron por momentos en el Bernabéu. Ante el Espanyol lo consiguió Di María, pero terminó perdido en una competición de la que se despide antes de Navidad.

La afición madridista se negaba a aceptar que la Liga era misión imposible. Se aferraba al espíritu de lucha de un club que nunca da nada por perdido. 

Sin embargo, con silbidos, desaprobó la actitud insípida que mostró el equipo al primer tiempo. Exigió esfuerzo, casta. Y cuando la sintió en la segunda parte empujó. El Madrid no liquidó el partido y acabó pagandolo.

El Real Madrid puede saltar al campo con la fuerza de hacer pensar en una goleada plácida, como dejarse llevar y resucitar a cualquier rival. El Espanyol llegaba con una mínima mejoría en resultados tras la llegada del mexicano Javier Aguirre y una gran mejoría en cuanto a imagen. Fue más equipo en el Bernabéu. Líneas más unidas y jugadores solidarios en el esfuerzo.

Sin Gonzalo Higuaín y con Karim Benzema en la grada, Mourinho tuvo un problema en la zona del nueve. Porque Cristiano se alejó de esa posición en la que no se siente cómodo asediado por dos centrales y José Callejón explotó mejor sus cualidades en la banda.

Pero el problema principal del Real Madrid fue la falta de fútbol. Sin espacios se asfixió. Le faltó movilidad, velocidad en el toque y ni juntando a Xabi Alonso, Luka Modric y Mesut Özil el juego blanco tuvo continuidad. Fueron jugadas aisladas. Chispasos de calidad. Acciones desequilibrantes que pueden tumbar a cualquiera. Cristiano lo intentó ya a los dos minutos y Modric disparó ajustado al palo. Plasmaban un buen arranque.

La clara ocasión desperdiciada por Simao a los 16 minutos mostró, tras el primer pase perfecto entre líneas de Verdú.

En la lucha por el balón en el centro del campo hubo un futbolista que peleó todo. Fue Wakaso. Adorado cuando juega ante su afición, en campo visitante se convierte, en ocasiones, en un peligro para su propio equipo. Al minuto 13 ya estaba amonestado por una dura entrada. Al 26 debió ser expulsado por otra dura falta sobre Sergio Ramos. Aguirre no entendió nada y decidió sustituirlo antes de que fuese tarde.

Sin un dominador claro, Modric dejó muestras de su calidad. Primero en una acción, con bicicleta en el regate, y un derechazo que pegó en el poste. Más acertado estuvo Sergio García. Superó a Sergio Ramos que no tenía cogida la marca cuando Modric falló en la salida de balón, Verdú asistió y Sergio se fue en velocidad para superar a Casillas con un toque al poste.

Fue el primer gol del Espanyol al Real Madrid en cuatro años. Los silbidos de la grada exigían una reacción inmediata y apareció Casilla para evitar el primero sacando con el pie un mano a mano a Cristiano. A la segunda, en un gol psicológico cuando se acababa la primera parte, nada pudo hacer. Había intentado veinte centros sin éxito Khedira por el centro. El primero desde un costado lo remachó con los tacos Cristiano, con el Espanyol pidiendo juego peligroso.

El panorama cambió tras en el descanso con la entrada de Di María por Modric. El primer balón del argentino fue un globo en carrera y dibujó un recorte que sentó al rival. Estaba con ganas de reivindicarse. Era su tarde. A la vez aparecieron los espacios y el Espanyol se fue quedando en intensidad.

El Real Madrid obtuvo con rapidez el premio. En el minuto 48 Cristiano vio la entrada rápida de Coentrao que fue más astuto que la defensa, para meter el cuerpo y rematar con su pierna derecha a gol. La remontada estaba firmada.

En los únicos minutos decentes del Real Madrid, Arbeloa pudo sentenciar pero Casilla sacó su potente disparo. Di María se lucía en cada contraataque. Cuando le tocó definir le faltó acierto para hacer el partido perfecto pero asistió con calidad a Ozil y Cristiano que no encontraron el gol. Y la parada de la tarde del portero formado en la cantera blanca, impidió el tanto del argentino con una mano a un disparo a la escuadra que repelió la cruceta.

La gente ya se iba del Bernabéu cuando apareció Albín para sacar oro de una acción de lucha y desorden en el área madridista. Su gol refuerzó el crecimiento del Espanyol y terminó de enterrar al Real Madrid.

Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Modric (Di María, m.46), Özil, Cristiano Ronaldo; Callejón (Morata, m.73).

2 - Espanyol: Kiko Casilla; Javi López, Colotto, Héctor Moreno, Víctor Álvarez (Capdevila, m.59); Víctor Sánchez, Forlín, Wakaso (Christian Alfonso, m.29), Verdú (Albín, m.70); Simao y Sergio García.

Goles: 0-1, m.30: Sergio García. 1-1, m.45: Cristiano Ronaldo. 2-1, m.48: Coentrao. 2-2, m.88: Albín.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Cristiano (80) por el Real Madrid; Wakaso (13), Christian Alfonso (61), Víctor Sánchez (78) y Albín (89) por el Espanyol.

Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada 16 de la Liga BBVA, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 65.000 espectadores. Se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de Nannete Norma di Stéfano, la hija del presidente de honor del club Alfredo di Stéfano.