Diciembre 17, 2012

Valencia cayó 0-1 con Rayo Vallecano; Alejandro Domínguez fue figura

Después de trece visitas en las que el Rayo había sumado once derrotas y dos empates, el 16 de diciembre de 2012 pasará a la historia del ‘rayismo' como el día en que se consiguió el primer triunfo en Mestalla en la máxima categoría del fútbol español.

El 'Chori' Domínguez, futbolista del Valencia en la campaña 2010/2011, regresó a la que fue su casa con la camiseta ‘franjirroja' para amargar el debut ante su afición del técnico Ernesto Valverde.

Días antes, el argentino dijo en rueda de prensa no guardar un buen recuerdo de su paso por Valencia. "Futbolísticamente las cosas no salieron, cada uno tiene su parte de responsabilidad, yo tendré la mía, pero de mi trabajo no puedo decir mucho porque las cosas no salieron como pretendía. Para mí, en Valencia no tuve la continuidad que necesita un jugador", confesó.

Esta campaña, después de un año de transición en River Plate, con el que volvió a saborear la gloria al ascender a la máxima categoría al equipo argentino, Domínguez aceptó la oferta de regresar a España para militar en el Rayo, un conjunto "especial" por vestir con la franja roja, según dijo en su presentación el pasado agosto.

El técnico Paco Jémez está siendo su principal apoyo, lo ha puesto titular en trece partidos ligueros, doce de ellos de titular. Ayer en Mestalla, con el penalti decretado a favor del Rayo en el minuto 83, Domínguez tomó el lugar de Piti, que habitualmente lanza las penas máximas y aún seguía en el campo, para lanzar un disparo desde los once metros que le redimiera de su pasado ‘ché'.

Además de la victoria, el partido sirvió para que el Rayo se sobrepusiera a la importante ausencia del centrocampista asturiano Javi Fuego, que por sanción no pudo jugar y hasta la fecha había disputado todos los minutos posibles. La pasada temporada, la baja de Fuego por lesión en la segunda vuelta fue complicada de suplir, no obstante, en los seis partidos que no jugó, su equipo perdió todos.

En Mestalla, Adrián González formó en el mediocentro junto con Roberto Trashorras e hizo olvidar a Javi Fuego. Adrián se mostró sólido en la medular, seguro en el pase y aportó el apoyo necesario para hacer buenas las transiciones entre defensa y ataque.

La victoria en Mestalla fue más que tres puntos para el Rayo, que ahora desde la novena posición, nueve puntos por encima del descenso, vuelve a respirar tranquilo después de dos derrotas consecutivas.