Mayo 31, 2013

Carles Puyol pensó en retirase tras jugar con molestias toda la temporada

Acompañado de los otros capitanes del equipo, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Víctor Valdés, Puyol empezó su rueda de prensa en la ciudad deportiva con una explicación que se alargó durante cerca de un cuarto de hora.

El central, que no comparecía en rueda de prensa desde el 19 de febrero, en la previa del Milan vs. Barça en San Siro, detalló que en la pretemporada ya empezó a sentir molestias de nuevo en la rodilla derecha, la misma en la que le habían realizado una artroscopia meses antes.

"Tenía la rodilla inflamada, quitamos líquido y sangre y pensamos que había forzado mucho para estar en pretemporada", recordó Puyol, quien aprovechando la recuperación de otras lesiones que tuvo a inicio de curso, pensó que tenía tiempo para recuperarse bien.

"A final de año estaba muy contento, las molestias casi se habían ido y justo esa semana nos llamó el club para renovar. Les dije que me veía con fuerzas, llegamos a un acuerdo y así se anunció", señaló Puyol, aunque en enero, sintió "un cuerpo libre en el lateral de la rodilla" de casi "un centímetro de tamaño".

"Mi intención era seguir jugando hasta final de temporada. Seguí entrenando, pero un día no pude, sufría mucho. Reuní a los doctores y les dije que tenía que operarme y anunciaría al club que renunciaba a la renovación. Era lo más justo".

Con "molestias cada vez más grandes", llegó el partido de vuelta ante el Milan en octavos de final: "(Jordi) Roura habló conmigo y me dijo que no jugaría. No solo entendí sus explicaciones, sino que las compartía, aquello era una final y yo no estaba al nivel".

Tras aquel encuentro, los médicos le aconsejaron que debía operarse de un "quiste de Baker" que tenía en la rodilla, que le impedía hacer "la máxima extensión de la pierna".

El 15 de marzo tomó la decisión de someterse a una intervención que "en teoría debía durar media hora, pero duró dos horas y media", y de la que el club "estaba informado" en todo momento.

"El mismo día que lo decidí, el presidente y los entrenadores fueron informados. Al cabo de dos días fui a casa del presidente, le expliqué cómo iba todo. Le repetí que si no estaba bien no cumpliría el contrato y me dijo que estuviera tranquilo, que intentara recuperarme. Lo intenté, pero no pude hacerlo".

Lo que en teoría debía ser una recuperación de cuatro semanas se alargó. "No podía ni nadar. Tuve que hacer un tratamiento más conservador hasta el día de hoy, que estoy mejor".

Su idea ahora es "llegar a la pretemporada lo mejor posible. Y seguir en el Barça, tengo tres años de contrato, intentaré cumplirlos y si puedo alargar hasta los 40, lucharé por eso", resaltó el capitán azulgrana, quien negó que se planteara fichar por otro equipo, como el Milan.

Unos rumores que el jugador admitió que podría haber acallado compareciendo antes en rueda de prensa, algo que hizo porque justo Tito Vilanova se reincorporó al equipo y quería "que esa fuera la buena noticia, además de que pensaba que estaría recuperado rápido".

"Ahora mismo claro que me arrepiento. Lo más fácil era salir al día siguiente, pero el inicio fue duro y no tenía fuerzas. Hay gente que me aconsejó que lo explicara, y tenían toda la razón, debería haberles hecho caso. Hay que saber que también hice cosas mal. Si me volviera a pasar, saldría y lo explicaría", reconoció.

Un año "horroroso" para Puyol, que no sabe si "podría aguantar otro igual": "No es que no pudiera estar, es que no podía ni caminar. ¿La selección? Ahora no es el momento. Veremos cómo estoy el año que viene y decidiré. Son momentos complicados, pero tienes que seguir. Es más fuerte la ilusión de volver a jugar".